17 nov. 2011

DALAI EL CEMENTERO


-->

Por: Marco Dávila / Editor

Yo soy de los que creen que el Dalai Lama se puso la gorra de Cruz Azul no por compromiso con sus anfitriones ni como acto de cortesía, sino por amor. En pocas palabras, estoy convencido que el Dalai es un ferviente aficionado celeste. Hard core, si me lo permiten.

La razón por la cual estoy tan seguro de lo anterior es que en todo el mundo no existe un equipo tan afín a la filosofía y religión tibetana como Cruz Azul. Vaya, ni siquiera la incipiente selección de Tíbet con su hermoso uniforme marca COPA. 

Y es que mientras equipos como el tibetano están condenados a ser perdedores a perpetuidad, y otros como Real Madrid, Barcelona y ManU a ganarlo todo en los próximos 100 años, Cruz Azul vive en la eterna incertidumbre.

¿Cuándo llegará el día en que vuelva a ser campeón?
En esta vida o en las que siguen, diría el Dalai. 
Capaz que en alguna de ellas le toca ver coronarse a su amado Cruz Azul. 

3 comentarios:

Anónimo dijo...

UI MANO... DÚDOLO. EL AZUL ESTÁ SALADO A PERPETUIDAD

Macarronimus dijo...

salada tu puta madre

Anónimo dijo...

JEJE, NO TE ARDAS PINCHE MACARRÓN BATIDO... SI TU EQUIPITO NO ESTUVIERA DE SALITRE HASTA LA MADRE, NO HUBIERA PERDIDO CON EL MORELIA