24 sept. 2013

Rafa Márquez y Ronald Koeman.


Este Rafa no.


Por Damián García, colaborador.

"(...) yo recuerdo que aquí jugó Rafa Márquez y Ronald Koeman.”

Así, más y menos, se explicó Gerardo Tata Martino cuando le increparon sobre el impacto de su dirección técnica en el cambio de estilo del Barcelona. Todo alrededor de una polémica que en España está en auge, generada por el grueso de opiniones del aficionado (Encuesta Diario As, 9/23/13)  y, por lo tanto, la prensa deportiva. Todo porque el partido contra Rayo Vallecano el Barcelona lo jugó, por primera vez en tres años, con menos posesión de balón que el rival. Menos pases acertados y menos remates también. Lo ganó cuatro a cero, hay que decir.

Ésta abultada victoria aparenta ir contra todo el diseño de un club que, prácticamente, inventó el andar de la selección número uno en el mundo cuando Joseph Guardiola tomó sus riendas y soldó su andar. El Tiqui-taca que remplazó a La furia, el estilo de moda, el que ha valido tres títulos enormes en seis años para un país que nunca había ganado tanto. Parece difícil aceptar el cambio, aunque Martino se defiende. Dice que no ha venido a cambiar estilos. Que es una mala interpretación.

Para respaldar esa teoría ha dicho que contra el Rayo la temporada pasada sólo se tuvo 55% de posesión, que no es tanta diferencia con el cuarenta y tantos de esta última fecha. Que se le juzga por no ser de casa, ni holandés. Reclama usanzas del Barcelona. Pero entre esos datos que dio tiró uno, que es al que voy:

   (…) y si se habla de pases largos, yo recuerdo que aquí jugó Rafa Márquez y Ronald Koeman, así que no se está haciendo nada que no se haya visto ya.

Interesante argumento. Implicar que incluso el futbol maravilloso de Ronaldinho, el potente de Samuel Eto’o o el fantasioso del mismísimo Xavi Hernández, referente del tiqui-taca, anduvo pendiente de los largos pases al estilo de Rafa Márquez. Incluso el Tata, que en ese entonces dirigía en Paraguay, reconoció la importancia de un defensa capaz de poner el balón en el área chica. Casi dice que incluso el Tiqui-taca necesita uno.

Este sí.
Yo no soy fanático de Rafa Márquez, pero un tipo con dos goles y una asistencia en mundiales es, sin duda, importante. Jamás le voy a perdonar esa expulsión contra Cobi Jones, porque fue la peor derrota contra EEUU y él, capitán, faltando dos minutos más el agregado, se dio por vencido. Pero, regresando al Tata, un tipo que puede poner el balón al área desde la defensa es un buen tipo a tener. Especialmente si se está desesperado.

Vamos; Márquez tiene 34, pero Andrea Pirlo también. Es alguien capaz. Me entusiasma aunque no he visto un solo partido del León esta temporada, ni quiero saber. En fin, ojalá Márquez venga a poner lo bueno que tiene y no una patada en la cara a Felipe Baloy en el minuto 90’. Oso. Que sepa que su llamado es más esperanza que lógica.

Ojalá.

2 comentarios:

Francisco Moreno dijo...

Me diste toda la vuelta de tuerca... Muy buena columna...

Marco Dávila dijo...

Tienes toda la razón. La situación no está como para andar prescindiendo de un jugador con la visión de campo de Márquez.