1 ago. 2013

Selección Mexicana SA de CV


Por: Marco Dávila / Editor

El 25 de junio de 2011, la selección mexicana de futbol perdía dos a cero la final de la Copa Oro contra el rival que más se nos complica después de Argentina: Estados Unidos. Faltaba mucho tiempo para que terminara el partido, 67 minutos para ser exactos, pero el historial entre ambos equipos, así como la falta de temple tan común en muchos futbolistas mexicanos, no ayudaban a vislumbrar otra cosa que no fuera una nueva derrota contra los odiosos gabachos.

En vez de eso el Tri anotó cuatro goles en fila, el último de ellos una genialidad de Giovanni que hasta Messi habría aplaudido, con lo cual México obtuvo su sexto título continental.

Tras aquella victoria épica sobre nuestro archi-rival, el futbol mexicano se anotó una serie de triunfos que nos hicieron pensar que el derrotista "sí se puede" había quedado en el pasado: la selección sub-17 ganó su segundo campeonato mundial, la de menores de 21 obtuvo el tercer lugar en el Juvenil de Colombia. Por su parte la sub-23, tras arrasar en los Panamericanos y el torneo de Toulon, le arrebató la medalla de oro a Brasil, con todo y Neymar, en los Juegos Olímpicos de Londres. Todo esto en tan solo 12 meses.

Parecía, pues, que el futbol mexicano por fin tenía material para alcanzar, y hasta superar, el quinto partido en el próximo Mundial. Hasta que comenzó la debacle que ya todos conocemos.

¿Qué diablos pasó entre esa brevísima etapa dorada y el día de hoy? Es como si todos los integrantes de la selección hubieran sufrido un golpe en la cabeza que les provocó una amnesia permanente. ¿O acaso comenzó a valerles madres la camiseta, como lo aseguró Cuauhtémoc en una entrevista a Récord? Yo me inclino por una hipótesis diferente, derivada de una de las frases más acertadas de la cultura norteamericana: “Cuando quieras conocer la causa de un problema, sólo sigue el dinero”.

Follow the Money, pues, y comencemos con la siguiente pregunta: 
¿Cuál es el objetivo primordial de la selección mexicana de futbol? De acuerdo a la página oficial de la Femexfut- "calificar al Mundial de Brasil y en el proceso ganar muchos partidos amistosos y una que otra copa."

Muy bien pero… ¿y para qué? Vaya, ¿de qué sirve que la selección mexicana esté entre las 32 que participen en la justa mundialista? Pues que mientras más entusiasmo genere el Tri, mayores son las ventas de las marcas que lo patrocinan. Más pan Bimbo, más Coca-Colas, más cervezas Corona, más viajes por Volaris, más latas de chile. Más de cualquier marca dispuesta a pagarle a la Femexfut entre 2 y 5 millones de dólares durante todo el proceso mundialista, sin importar si se trata de un restaurante de comida rápida o un rollo de papel higiénico para limpiarse la cola.

La selección mexicana vende tanto, y tan bien, que casi todos los planes de la Femexfut están encaminados a mantener al Tri como una poderosa plataforma publicitaria antes que en ayudar a convertirlo en un cuadro altamente competitivo. Esto ha traído consecuencias funestas tanto en la selección mayor como en los representativos menores. Si no, fíjense en lo que ocurre con los partidos de preparación.

Una de las condiciones principales que todo patrocinador oficial le exige al Tri es jugar un número determinado de partidos donde poder anunciarse, lo cual obliga a que éstos sean transmitidos por TV abierta y en horarios que garanticen un alto nivel de audiencia. Como resultado, casi todos los encuentros de preparación de México se juegan en Estados Unidos contra equipillos de poca monta. Adiós, pues, a la posibilidad de hacer giras en Europa o Sudamérica contra selecciones de a de veras.

Otra consecuencia se desprende de la cobertura permanente, por no decir acoso, al que la prensa deportiva somete a todos los integrantes de la selección mexicana con la anuencia de la Femexfut. Tal ardid sirve para comercializar cada imagen donde aparezcan. No en balde todo lo que usan, desde el uniforme de entrenamiento y las maletas de viaje hasta las chamarras para climas gélidos que rara vez llegan a ponerse, tiene anuncios por todas partes.

Como si lo anterior fuera poco, jugadores y cuerpo técnico del Tricolor se ven obligados a interrumpir sesiones de entrenamiento y periodos de descanso para grabar anuncios, asistir a sesiones de fotos o bien engalanar algún evento organizado por los altos ejecutivos de una marca patrocinadora, cual si fueran bellas edecanes. Y ni cómo negarse.

Semanas antes de que comenzara la participación de México en el Mundial de Sudáfrica, Javier Aguirre se ausentó de varios entrenamientos de la selección para aparecer en un par de comerciales de Banamex. Lo mismo sucedió con Memo Ochoa, Torrado, Márquez, Guardado y Cuauhtémoc en anuncios tanto de pan blanco para sándwiches como de cervezas y refrescos.

Para colmo, un día después de que México fuera abucheado en el Estadio Azteca tras empatar a cero goles contra Estados Unidos en el hexagonal, y justo cuando más se cuestionaba la entrega de los seleccionados, una marca de rastrillos hizo públicas varias imágenes de una activación publicitaria que ocurrió horas antes del partido, en la cual Chicharito y Guardado se afeitaban sus dóciles cachetitos de bebé.

Poco a poco la función comercial de la selección ha ido cobrando más importancia que su buen desempeño dentro de la cancha, lo cual ha generado distracciones innecesarias al interior del Tri y presiones extra que ningún seleccionado debería cargar. 

El que una marca haya mandado hacer veinte millones de artículos con el escudo de la selección desde un par de años antes de que arrancara al hexagonal, y que otra más esté rifando viajes para los primeros cuatro partidos de la selección en Brasil cuando ni siquiera se sabe dónde y cuándo le tocará jugar, no debería significar una obligación hacia los jugadores por clasificarse al Mundial.

Debería obligarlos el privilegio que significa representar a su país en un evento con el que han soñado desde pequeños, tanto como la responsabilidad que conlleva el ser figuras públicas cuyo comportamiento y desempeño puede impactar, para bien o para mal, las vidas de aquellos niños y jóvenes que más los admiran. La oportunidad de brindar un poco de felicidad y sosiego por el simple hecho de jugar futbol a millones de mexicanos que viven mal y al día, también debería obligarlos.

Porque eso de dar la vida en cada partido para que Bimbo no se quede sin vender millones de barras "del pan oficial de la selección", o para que Banamex pueda regalarle a sus clientes preferenciales réplicas chafas de la camiseta oficial del Tri, debe desmotivar a cualquier jugador. 

Si a los patrocinadores oficiales de la selección les aterra que ésta no se clasifique al Mundial porque desde hace dos años mandaron hacer millones de empaques y productos especiales con el escudo del Tri y el logo de Brasil ’14, ese es su problema. 

Los seleccionados mexicanos tienen otro en puerta. Se llama Honduras, y si no logran resolverlo con al menos un gol de diferencia, los directores de marketing de muchas empresas tendrán que buscar un basurero de proporciones nucleares donde quepan sus tiliches “tricolores”. Y de paso, buscarse una nueva chamba. 


16 comentarios:

Francisco Moreno Villavicencio dijo...

Es el mejor diagnóstico que he leído de la excesiva mercadotecnia que afecta e intoxica al futbol mexicano. Felicidades y a comernos el enojo con pan mientras que a los jugadores les cae el veinte de que, ante todo, debería ser por su orgullo propio y por el orgullo denostado que significa defender la camiseta nacional.

relboy dijo...

Gran análisis. Felicidades.

Anónimo dijo...

Yo no recuerdo que la mercadotecnia que describes haya sido distinta en el año glorioso 2011....

Editor dijo...

Fue igual que ahora... y por eso mismo duró tan poco.

Anónimo dijo...

Cuando ganan nadie habla ni se preocupa de la "mercadotecnia

Editor dijo...

Obvio. ¿Tú crees que a los españoles les importa que su selección tenga una veintena de patrocinadores? La diferencia es que allá la comercialización de la selección se da después, y no antes, de los éxitos deportivos.

Carlos Sánchez dijo...

Me parece muy bueno el artículo, y muy adecuado al momento. Pero yo considero que el marketing no tiene nada que ver con el pésimo momento de la selección; ni Bimbo, ni Coca-Cola, ni los miles de millones de dolares que ingresan a la federación gracias a los patrocinadores, tienen la culpa de que el Chepo y algunos jugadores, se hayan sentido tocados por Dios, destinados a ganarlo todo y reescribir la historia del futbol mexicano. Fue la soberbia lo que hundió a esta selección.

Christian Espinosa Fragoso dijo...

¡Excelente artículo Marco Dávila! El fútbol profesional en México como lo comentas se basa en lo comercial, en la voracidad de las grandes marcas y no en lo deportivo. Yo añadiría esto. Cómo queremos que nuestro fútbol mexicano prospere si con millones de dólares un equipo descendido vuelve a primera pasándose por el arco del triunfo la justicia deportiva. ¿ Cómo queremos que esas generaciones de sub 17 y de sub 23 brillen en la actualidad si los equipos contratan al por mayor jugadores extranjeros en las posiciones estelares? Dime cuánto tiene UNAM sin extraer un eje de ataque goleador de alto nivel después de Luis García o Jesús Olalde tomando en cuenta que los pumas por tradición fueron una de las principales canteras del país?.Ya tenemos jugadores en Europa, sí, pero... ¿cuántos de ellos son titulares? ¿Realmente tenemos generaciones de oro? Sí hay un buen trabajo en muchos aspectos, en selecciones menores no cabe duda que sí, pero cuántos procesos se corta, cuántos jugadores se quedan en promesas. ¿Realmente maduran y se consolidan los jugadores que la "rompen" en selecciones menores?. Se hablaban maravillas del Cubo, dime qué tanto se ha terminado de proyectar el "Cubo" Torres en Guadalajara. Cuántos chavitos de Chivas que debutaron están consolidados, pasan de Querétaro a Chivas y viceversa. En fin, hay cosas estructurales que a mi juicio han afectado el desarrollo del fútbol mexicano, que también debo reconocer ha avanzado pero no a como no lo quieren vender las principales televisoras y las múltiples marcas involucradas en la mega industria del fútbol. Los culpables sí en efecto son el Chepo, los jugadores, las estupideces de los Directivos, la ambición de las grandes marcas, la prensa, pero de qué sirve culpar, señalar, si lo que hace falta es una cultura deportiva, la cual estamos muy distantes a tener, y a implementar un Proyecto o Modelo Deportivo que permita que todos los involucrados miren hacia el mismo punto.

Editor dijo...

Tienes toda la razón Christian. ¿Qué ha pasado con la llamada "generación dorada", aquella que ganó el primer Mundial sub-17 en Perú? Poco, o casi nada.

alfredo rios contreras dijo...

Me gustaría que nosotros, aficionados al futbol, cuando un equipo hace mal las cosas, tomemos una acción: No ir al estadio, no verlo por tv y no comprar los productos que anuncia la camiseta. Eso sería una protesta que los haría pensar mas. Si la selección no funciona, adiós pan Bimbo, adiós Corona, etc. asi los responsables de cobrar las publicidades planearían mejor las cosas ¿No creen?

Anónimo dijo...

MEJOR QUE SE DEDIQUEN A VENDER LO ARIAN MEJOR POR QUE DE FUTDBOL NO SAVEN NADA Y ABLO DE LOS DIRECTIVOS Y QUE CONSTE QUE SOLO DIGO JEJEJEJE SALUDOS

Anónimo dijo...

Interesante articulo aunque creo que es demasiado idealista, es fútbol profesional y por lo tanto negocio, no puede desligarse de eso, cuando más podría buscarse un equilibrio pero como dicen los empresarios, negocios son negocios. Hay que tratar de ver los distintos puntos de vista, seguramente si tu fueras dueño de un equipo pensarías diferente y te preguntarías de donde vas a ganar dinero. En todo caso, quienes tienen que preocuparse por planear mejor las cosas son ellos, los empresarios, es su negocio, si les salen mal las cosas ellos son lo que van a perder. Que si nos gustaría que la selección ganara? Por supuesto, pero nunca hay que olvidar que es el negocio de ellos. Y no hay otra forma, si el gobierno quisiera intervenir para tomar las riendas de cualquier forma, como formar una comisión plural o de cualquier forma, la FIFA desafiliaría al futból mexicano, porque es negocio

Efars Page dijo...

A todas las selecciones y si no, en su mayoria las patrocinan grandes marcas, y los jugadores se llevan su tajada, cargar un peso demas ? dile eso a los jugadores cuando vayan en sus audis,bmw y demas autos de lujo, we tu no deberias llevar ese peso encima, dile a tus patrocinadores que te dejen de chingar y regresales su dinero.

La responsabilidad, es de ellos y del cuerpo tecnico, y el fracaso sera de ellos,como tambien el triunfo, nosotros solo somos espectadores.

bruno villeda dijo...

La verdad muchos como aficionados y mas como mexicanos que nos gusta el futbol, no pensamos cuan contaminada esta la seleccion mexicana, ahora que ya lo sabemos, vemos porque, los jugadores no se parten la madre en el campo, de verdad hay muchas otras personas que quisieran estar ahi, pero se ve que el dinero puede mas que las ganas de competir sanamente, quisiera expresar muchas otras cosas pero no vale la pena porque ya me voy a comer pan.

Anónimo dijo...

A todo aquel que la mano del dinero alcance en cualquier club deportivo esta expuesto por lo tanto al negocio .tanto juegas tanto vales bueno fuera y fuera tanto ganas???? Por lo no se puede exijir a nadie .sin saber su verdad...pudiera ser esclavo de los tiempos modernos juega bien nacio con el don de jugar..que bueno pero no nacio con el don de defenderse ni de saber cobrar.y asi como tu y como yo apenas sobrevive el dia mientras el pais se lo traga tambien porque comete errores en la cancha.......

Blogger dijo...

Do you drink Coca-Cola or Pepsi?
ANSWER THE POLL and you could get a prepaid VISA gift card!