4 may. 2011

GAYBALL

Por: Marco Dávila / Editor

Qué más da si el tipo es gay. Hace bien su chamba, mejor que cualquier otro en su posición y eso es lo que debería importar. 

A mí la vida sexual de un jugador, el que sea, me tiene sin cuidado (a no ser que un día se descubra que dormir con dos top models garantiza un buen rendimiento en la cancha). Mientras tanto me da lo mismo si un futbolista es gay, si tiene voto de celibato o es un tigre en la cama. 

Que sea un jugadorazo, ese es el punto; como el portero alemán del Shalke 04, Manuel Neuer- acaso el primer jugador de nivel internacional en salir del clóset. 


Y no será el último. Antes del Mundial pasado, cuando Michael Ballack quedó fuera de la lista de convocados, su representante declaró que su jugador había sido excluido por no encajar en el sistema de la selección. Ese estilo de juego afeminado, según él, reflejaba que el conjunto germano es manejado por un grupo de homosexuales. ¿A quién hacía referencia? La prensa especuló con Philip Lamm, Sami Khedira, por supuesto el portero Manuel Neuer y hasta el entrenador Joachim Low. Y eso que ninguno de ellos fue sorprendido en un momento tan, digamos, íntimo y tierno como aquel en que Ibrahimovic y Piqué se volvieron mejores amigos de por vida. 

El caso es que saldrán muchos más, y si hacerlo les ayuda a ser mejores futbolistas bienvenidos sean. Total, dentro de la cancha no juegan las parejas y el grito de “PUUUUUUUUUUUUUUTO” no significa otra cosa más que el saque de meta del arquero rival. 


Si alguien está en contra puede dejar de admirar al ídolo en cuestión. O seguir el consejo de Gareth Thomas, capitán de la selección galesa de Rugby, cuando salió del armario en una conferencia de prensa: 
"Si a alguien le molesta mi homosexualidad, que venga y me lo diga. Entonces o lo arreglamos a golpes o nos tomamos una cerveza." 

... O nos damos un lindo besito, 
le faltó mencionar.

3 comentarios:

Abda Barroso dijo...

a ver quien iba a ser el guapo que se atrevía

nereus34 dijo...

La verdad, la calidad de juego no tiene nada que ver con la orientación sexual. Sería de imbéciles y más bien de reprimidos, hacer que el futbol sea únicamente para hombres homosexuales.

La libertad de expresión ante todo. Pero mal el haber dejado fuera a Ballack sólo por no ser jotillo....

Anónimo dijo...

Pepe Corvina dijo:
Bueno, empecemos diciendo que eso de que haya homosexuales en el futbol no es nada nuevo ni mucho menos. Hace décadas -podría decirse que desde que existe este deporte- que los gays hacen acto de presencia en prácticamente todos los vestidores. Pero claro, en eso el futbol siempre ha estado más o menos acorde a los tiempos: antes estaba muy mal visto ser gay, por lo tanto nadie se atrevía a confesarlo, y mucho menos siendo futbolista. Debido a los prejuicios y sus derivados, en el juego del hombre no había cabida para los que eran considerados "remedos de hombre" u "hombres a medias"... En cambio, en gran parte del mundo hoy es aceptado e incluso cool confesar esta orientación, y se empieza a aceptar que tenerla no guarda relación con la calidad futbolística de un jugador, y que aún a pesar de ella puede mostrar coraje y hombría en el campo. En fin, si la presencia de jugadores homosexuales sirve para derribar prejuicios y dogmas decimonónicos, bienvenidos sean.