31 ene. 2011

LÁZARO Y EL BALÓN

Lo único que falta es que a Cabinho le de por regresar a las canchas y meta media docena de goles, o que un grupo de inversionistas excéntricos decida revivir la franquicia de Ángeles de Puebla (si alguno de ellos está leyendo le suplico piense en Toros Neza). El caso es que estamos atravesando una época dorada para resucitar y volver a aparecer en la portada de Récord. 


Ahí está el ejemplo de Juan Carlos Cacho. 


¿Quién hubiera pensado hace un par de meses que el chico mejor peinadito del futbol mexicano volvería a ser un delantero respetable? Tal vez ni él mismo, sobretodo después de haber sido marginado de la selección mexicana precisamente por otro resucitado...


Javier Aguirre, quien para desgracia de todas aquellas personas que le achacan el fracaso en el Mundial ‘10 (¿fracaso? ¿cuándo dejaremos de pensar que nuestra selección está llamada a ser el “Caballo Negro” en un Mundial?) y quisieran verlo al frente de un equipo como Correcaminos (con todo respeto para la UAT) está brillando nuevamente en la liga española. Brillando, con todas sus letras, porque quien diga que salvar a un equipo español del descenso no es un reto monumental definitivamente no sabe de futbol.


Otro que este fin de semana volvió del mundo de los muertos es Eduardo Lillingston, atacante mexicano de Tecos que ha pasado por todos los equipos de la primera división nacional y que de no ser por la buena onda del Chelís estaría jugando en la Liga Satélite. 






Y no podía faltar el autoproclamado americanista más grande de todos los tiempos después del Señor Roca, don Carlos Reynoso, quien dirigiendo al América más apagado de la historia le puso un hasta aquí a otro resucitado del futbol nacional: el Atlas de Guadalajara. (Falta ver, en el caso del Maestro, si él es el Lázaro del América o viceversa) 
Sea como sea los muertos están de regreso... 


Díganle a a Hugo que es momento de aceptar cualquier chamba que le ofrezcan.

2 comentarios:

Ex fan dijo...

Ojalá y todos los trabajos fueran así, no? o es qué así son? resucitan muertos? Tal vez, pero la diferencia es que no todos dan la felicidad que provoca un resucitado que ha metido 5 goles en 4 partidos, bien por el nuevo Lázaro!
Gran Blog!! buena entrada como siempre!! Bisou

fre dijo...

Esta entrada es perfecta: la sincronización de los eventos, la particularidad de cada uno, la referencia religiosa y el sarcasmo para Huguito.