9 sept. 2012

¿Somos hombres, futbolistas o payasos?


Por: José Antonio Orozco

En mi corto paso por el futbol profesional, tuve una entrenador que una vez dijo:

“El futbol no es la gran ciencia. Esto es fácil, sólo hay que meter más goles que el otro equipo y ya la hicimos”.

Y aunque muchos me la van mentar más que a Ramos Rizo por lo que voy a escribir, mi entrenador tenía toda la razón del mundo.

Muchos “comentaristas” se dedican a criticar a los equipos que juegan defensivos y no ofrecen “espectáculo”. Sí, critican a esos mismos equipos que son campeones de grandes torneos pero sin dar “espectáculo”. Perdón pero el futbol es un deporte de competencia. Si quieren ver un espectáculo, para eso está el Bofo Bautista en un Reality, el show de Laura en América, o José Ramón y Faitelson peleándose al aire.

Tenemos que entender que el espectáculo en el futbol es un resultado de muchas otras combinaciones, más no una prioridad. Para evitar un descenso o llegar a un campeonato, sólo hay una fórmula: ganar los partidos que tengas que ganar. En el futbol no existe un aplausómetro para decidir quién jugó más bonito y darle los tres puntos, ni mucho menos un número 01 800 para que hables y elijas un ganador. Solamente hay que meter más goles que el otro. Así de sencillo.

Hay que preguntarle a los aficionados del Cruz Azul si no cambiarían un torneo espectacular (como los tienen acostumbrados) por ganar una sola final que jueguen (como no los tienen acostumbrados). En pocas palabras, dejar el cásico “jugamos como nunca, perdimos como siempre”.

Y sé que muchos me van a salir con el choro de que hay grandes equipos que ofrecen espectáculo y son campeones, pero como dije anteriormente, eso es resultado de muchas otras combinaciones como una buena plantilla, un buen rival, la alineación exacta del sol con un planeta de otra galaxia, etc.

Al final del día, creo que el futbol es un deporte en el que se contratan directivos, entrenadores y jugadores con un solo objetivo: ganar. A los payasitos de circo, a esos sí se les contrata para hacer reír; para dar show, vaya.

Siempre habrá polémica entre resultado y espectáculo, ¿pero a quién le importa lo que digan ciertos periodistas cuando tienes un trofeo en las manos? Ahí se las dejo.

PD: Comentarios, apoyos, mentadas de madre y lo que quieran, aquí abajito en donde dice “Introduce tu comentarios”

4 comentarios:

eduardo figueroa dijo...

ninguna duda... muy bueno tu punto de vista

Anónimo dijo...

Es interesante tu punto, creo que la paradoja aqui esta en que el futbol profesional PRETENDE ser un espectáculo. Finalmente es una mercancía, un producto que todos consumimos; si no es espectáculo, entonces ¿que vende?

pepe corvina dijo...

Pues si, hay un nexo difícil de establecer entre jugar bien (o dar espectáculo) y obtener resultados. Eso reaviva un debate muy viejo: ¿qué es jugar bien, en qué consiste? Además, como hay muchos equipos que dieron espectáculo pero no ganaron nada, pues denostarlos es un hábito de los técnicos de corte defensivo para reivindicar la disciplina táctica, el orden y la practicidad. Es mucho más probable lograr el triunfo si se trata bien la pelota y demás cuestiones que se traducen en espectáculo, pero eso si: meter goles es parte sustancial de jugar bien. Aquella excusa tan choteada de "jugamos bien, pero nos faltó meterla" es una contradicción, aunque también es muy poco común que un equipo que juegue mal meta muchos goles

Antonio Orozco dijo...

Creo que eso de pretender ser un "espectáculo" es un tema más de las televisoras que de los aficionados. Al menos yo no recuerdo haber ido a un estadio y no divertirme (sin importar el resultado). Pero para las televisoras, espectáculo es igual a rating, rating es igual a patrocinadores, y patrocinadores es igual a dinero para las televisoras.