29 may. 2009

Pachuca - Pumazzzzzzzzzzzzzzz...




Cómo me ha costado trabajo escribir este post, artículo, o lo que quiera que sea. Son más de las 12 y nada. Será porque el partido de ayer la verdad no estuvo tan bueno.

Tengo muchos amigos Pumas (hola Chiqui) que me van a decir que estoy loco, que no es cierto. O bien que la culpa la tuvo el clima esquizofrénico del DF, porque si no cae semejante diluvio el encuentro hubiera sido de ensueño. Ajá, como si la lluvia fuera incompatible con un campo de juego. De ser así este deporte no se habría inventado en Inglaterra pero en fin, regresemos al tema sobre el cual estoy tratando de escribir: la Final.

No soy analista de esos que ven los movimientos sin balón y detectan una sinfonía donde los demás presenciamos un tedioso 0-0. Soy un simple aficionado que tiene un blog, oh sorpresa, de futbol y como tal no puedo decir que me haya encantado el juego. Sí, hubo un gol y algunas jugadas emocionantes pero nada extraordinario. Vaya, nada que justificara el que los boletos se agotaran en 20 minutos, quizá menos. Si hubiera conseguido una entrada en una de esas mi opinión sería diferente. Mira que ver el partido en CU con todos esos cantos de la Ultra y la Rebel hace que te den ganas de querer a los Pumas aunque traigas el jersey de otro equipo bien puesto. Pero no había un solo boleto ni nadie que me invitara, así que terminé viendo cada tiempo del partido en un Farolito de la Condesa y en mi casa, sobre mi hundido sillón negro.

En los dos lugares el “Perro” Bermúdez estuvo gritando con histeria pero en ninguno logró distraerme de otras cosas que estaban sucediendo. Como la plática de los taqueros (-“La de la mesa 10 dice que si le cambiamos de canal” –“¿La que viene con el guey de traje? No se puede, hay clientes viendo el fut y además está re culera”). O ya aquí en mi casa la búsqueda infructuosa de algo dulce que me acompañara durante el segundo tiempo.

Con un futbol así de medroso resulta difícil predecir cómo vaya a quedar el partido del domingo. Pero si se parece aunque sea un poco al Pachuca-Pumas de FIFA X-Box que me aventé después del partido real, será un juegazo. 3-3 ahí nomás. Yo escogí a los Pumas y mi rival, un gamer de quién sabe dónde, a los Tuzos. Los goles de Universidad fueron obra de Bravo, Toledo y a un minuto del final empate cortesía de Palencia. Nos fuimos a penales y si el Lunes tengo el mismo conflicto que hoy, osea si el partido de vuelta no me inspira a escribir algo en éste tu blog de confianza, entonces no me quedará más remedio que ignorar lo que pasó en el Estadio Hidalgo y platicarles quién ganó la contienda cibernética.

6 comentarios:

Salles dijo...

El segundo tiempo, tienes razón, fue una aburrición. El primero difiero.

La pregunta que yo haría (y ojalá respondas) es ¿qué es lo que hace de un juego de fútbol un BUEN juego de fútbol? ¿El número de llegadas? ¿Los goles? ¿Las "magias"? ¿La pasión? ¿Los cracks? Porque en todo caso la final de la Champions fue el tedio total. No fue siquiera un partido: pareció más un trámite de coronación.

Por cierto, sin importar la calidad del juego, si el Domingo Pumas termina siendo campeón, mi blo' va a sufrir un lapsus de locura. No mucha. Sólo el lunes.


Saludos

Anónimo dijo...

Pumas sera campeon

mayela dijo...

Chiqui querido: estoy casi casi de acuerdo contigo sin embargo yo estuve ahí y la verdad no me pareció tan malo, la gente, la lluvia, las chelas(que se acabaron a los 30 minutos) y Leandro hicieron que los que estábamos ahí no nos aburrieramos tanto como tú. No me dijiste que querías ir sino te hubiera invitado!!

PUMAS CAMPEON 2009

MD dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MD dijo...

Estimado Salles:

"¿Qué es lo que hace a un juego de futbol un BUEN juego de futbol?". Qué buena pregunta. 30 años de ver futbol como loco y ante un cuestionamiento tan simple me quedo como piedra.

¿Qué coños hace que un partido se vuelva especial, memorable, diferente? Sí, está el gol espectacular, el ritmo ida y vuelta y la jugada de fantasía. Está la frase de Menotti "La tribuna no agradece tanto el gol como la gambeta". Están también las anotaciones de último minuto, el poste salvador y la atajada para la fotografía. Pero ninguno de esos ingredientes vale demasiado si no traes puesta la camiseta de alguno de los equipos, si no hay con quién comentar el partido y si no tienes a la mano al menos un par de chelas.

Ese fue mi caso ayer. No soy Puma. No soy Tuzo. Lo vi sin amigos y no, no tenía chelas. Estarás de acuerdo en que un partido sin demasiados ingredientes (porque seamos honestos: no los tuvo), visto en un contexto como el mío, no podía ser, ni a secas, BUENO.

En cuanto a la Final de la Champions, tienes razón. El partido tuvo ratos de bostezo.

gorubu dijo...

Les confieso que soy partidario de pumas y sí, qué hueva de partido... nada que ver con la gloriosa época del tuca, nava, campos, vera, aspe, garcía, ramírez perales y compañía. No por ser nostálgico, pero tomándome el atrevimiento de responder a la eterna pregunta de ¿qué es jugar bien? o ¿en qué consiste un buen partido? Pues vean los videos de aquel pumas, sólo por citar un ejemplo, y descubrirán ustedes mismos cuál es la respuesta. Es decir, una de ellas, en la historia han habido muchos equipos que han jugado bien bajo diferentes estilos y sistemas de juego, y con jugadores de características diversas. Eso si: para jugar bien se necesita de buenos jugadores, eso no tiene vuelta