12 jul. 2014

Experiencia requerida




Por: Emiliano La Pointe Pineda
A pesar de ser considerado como uno de los centrales más seguros del fútbol actual, Thiago Emiliano Da Silva evidenció, con aquel bloqueo absurdo sobre el portero colombiano, su novatez en el campeonato más importante a nivel selección.
Su intento por emular las proezas de Daniel Pasarella y Didier Deschamps, de 1978 y 1998 respectivamente, no fructificó. Pareciera que al defensa estelar le habría bastado con saberse anfitrión, como lo fueron los otros dos, para confiar en que también terminaría siendo campeón del certamen.
Pero entonces Silva habría olvidado que el peso del capitán Pasarella no fue tan relevante como el del general Videla en la obtención del primer título de la albisceleste; así como que en realidad Deschamps era un viejo lobo de mar, cuyos intentos por participar en esa competición ya le habían sido negados en 1990 y 1994.
El tan llamado líder de la selección brasileña se hizo amonestar tontamente durante los cuartos de final. Eso le costó una suspensión para el juego semifinal, donde los alemanes aprovecharon la endeble defensa canarinha, que no pudo llenar el vacío dejado por la estrella del Paris Saint-Germain, y les propinaron una derrota tan histórica como humillante.
Mucho se habló de la ausencia de Neymar, pero en realidad ese arrebate estúpido de Thiago Silva, el neofito del gafete, fue un factor más decisivo en el desenmascaramiento del scratch du oro, lo que devaluó el concepto “capitán" al grado de que en vez de evocar a leyendas como Dunga y Cafú, se termine por pensar en el rap de Caló.
La Copa FIFA es capaz de seducir a cualquiera, y a pesar de que muy de vez en cuando se comporta como una cougar que se deja cargar por un joven inexperto, en realidad prefiere que las manos que la levanten y los labios que la besen pertenezcan a jugadores experimentados.
No por nada figuras como Franz Beckenbauer, Dino Zoff, Lothar Matthäus, Cafú, Fabio Cannavaro e Iker Casillas recibieron la pieza dorada en su tercera participación en Copas del Mundo.
La edición de este 2014 no será la excepción, pues tanto Philipp Lahm como Lionel Messi han estado presentes en las dos justas previas, y precisamente en ésta han llevado el gafete de que los distingue como líderes de sus escuadras.
De esa manera, quien quiera que sea el ganador, el trofeo será entregado a un jugador con tres mundiales a cuestas. A final,la experiencia cuenta.

1 comentario:

maria jose sandino aguilera dijo...

Hola ,

He visto su sitio y me ha gustado por lo que le quiero proponer un Intercambio de enlaces por medio de un articulo de calidad este claro en relación a la temática de su sitio, este seria del tema que usted me indique y completamente original.Todo esto con el fin de aumentar el numero de visitas a nuestros sitios ,espero su repuesta y dudas con todo gusto.

Mary,
Un saludo
maria.jose.sandino@hotmail.com