9 abr. 2014

Cuatro formas de salvar al potro.


Por Damián García, colaborador.

Curioso equipo, el Club Atlante. Ha jugado en cuatro estados diferentes (Distrito Federal, Estado de México, Querétaro, Quintana Roo) y ha salido campeón en dos de ellos (DF, QR). Ha descendido, prácticamente, en tres sedes (a su paso por Neza no cayó). Ha sido propiedad de un general del Estado Mayor de Lázaro Cárdenas, del Instituto Mexicano del Seguro Social y ahora de Grupo Pegaso, entre otros. Todo un revoltijo institucional que aun así conserva una buena afición. Ahora dicen que si desciende iría a Tampico. Pues en vez de potros, que les digan ermitaños.

En fin. Ahora mismo, para que el equipo azulgrana se salve, necesita ganar los tres partidos que quedan y que Veracruz, Atlas y Puebla no ganen ninguno. Una cosa de locos (Luis García, sic). Como parece imposible, me atrevo a recordar otras maneras en las que se ha salvado antes y una más, que se vislumbra en un futuro cercano.


1989/1990: GRANDES POTRILLOS.

Aquella salvación vino después del infierno. El equipo filial, Atlante UTN, había sido campeón de la segunda división mexicana el año anterior al descenso. Para no amontonar potros en primera, la franquicia se vendió a Veracruz. Por confiados, el equipo mayor (entonces en Querétaro) descendió. Afortunadamente habían decidido quedarse con los chavitos campeones. Tipos como Félix Fernández, Roberto Andrade, Luis Miguel Salvador o Raúl Gutiérrez no sólo devolverían la categoría con un segundo título en segunda (90/91), sino que debutarían campeones a su retorno (91/92).

Nota del autor: Esta hazaña, de ascender a un año del descenso, ya la había conseguido Atlante durante el torneo de plata de la 76/77. En ese entonces El Atlético Potosino ganó la final por el no descenso y los mandó a segunda (75/76). Al siguiente torneo los estadios se abarrotaron de gente que iba a ver al campeón caído.

2001: ODISEA EN EL PUERTO.

La cosa se puso fea y al final del torneo de Verano 2001 el Atlante ya había perdido la categoría contra León, según la tabla de coeficientes. Pero ese año se le ocurrió a la Federación que había que aumentar la liga a 20 clubes progresivamente. Así que se inventó una promoción a jugarse contra el equipo que más puntos hubiera logrado en la división de ascenso, luego del campeón La Piedad. Veracruz tuvo chance de ser el equipo 19, pero Atlante consiguió su no descenso.

2014: EN LA MESA, ASÍ, BIEN CHAFA.

Esta teoría corre por las redes. Se sabe que el Club Querétaro está con problemas financieros y le debe no sólo a sus jugadores, sino a Hacienda. El caso «Oceanografía» está lleno de irregularidades. Entre los posibles castigos al equipo, se especula que podrían ser desafiliados y por lo tanto, salvar al Atlante de Cancún. Alguna vez ya se ha hecho. A los colibríes de Morelos de Primera A se les retiró la franquicia y la compró un equipo nuevo, que ahora podría ser Atlante. Si no, que compren otra. 

2 comentarios:

Cajeterox1 dijo...

Colibries salvados en la mesa? Mas bien no jugaron en 1a "A" porque le intervinieron el equipo a Rdz. Marie y jugaron con el nombre de Trotamundos tijuana, yéndose un torneo después a Salamanca y descendiendo a segunda división

Damián García dijo...

Ya corregí la redacción. Lo que quería decir es que a Colibríes lo desafiliaron por falta de garantías. Trotamundos compró la franquicia directamente a FMF. Además, creo que ese Salamanca desapareció a la mitad del torneo, no descendió. También por problemas económicos.