6 ago. 2013

Los Naturalizados en la Selección ¿Son necesarios?


Por: Maxchiva

Es por todos sabido que el tema de los naturalizados en la Selección Mexicana siempre será uno que divida opiniones a la hora de la sobremesa, de las cheves, el medio tiempo de un partido o incluso en charlas de oficina. Palabras, declaraciones, opiniones y mucha verborrea va y viene cada que surge un posible nuevo candidato que por naturalización aspire a vestir la casaca nacional.

Por un lado tenemos a aquellos que esgrimen argumentos de igualdad sobre los jugadores que al ser reconocidos como mexicanos mediante naturalización por la Constitución y demás leyes reglamentarias, adquieren "ipso facto" los mismos derechos y obligaciones que quienes lo somos por nacimiento, incluyendo el derecho de portar la verde oficialmente. Y efectivamente tienen razón, ya que literalmente con todas las de la Ley, son considerados mexicanos y las leyes tanto políticas como del fútbol les permiten esa posibilidad. 

Por el otro está el sector nacionalista mexicano, los tradicionalistas, aquellos que pugnan que en la Selección sólo debe haber mexicanos por nacimiento y que los naturalizados se cuecen aparte. Aquellos que creen que el talento nacional basta y sobra para lograr los objetivos que cada periodo mundialista se trazan nuestros jocosos directivos.

Ambos puntos de vista son respetables. Comprendo a quienes están a favor de incluir naturalizados en la Selección en un afán de mejorar el desempeño y la calidad del equipo con jugadores venidos de otros lugares, los cuales no tengo duda de que tengan un cierto nivel de calidad. Concuerdo en que como mexicanos estos jugadores naturalizados tienen los mismos derechos y obligaciones que quienes lo son por nacimiento, pero creo que nuestra Selección es un caso aparte y más allá de puntos de vista sentimentalistas y legales, me remito al desempeño de los dichosos naturalizados en el Tri.

Al hacer la pregunta ¿cuál es la mejor Selección Mexicana de la que tengas recuerdo? Puedo asegurar sin lugar a dudas que las opciones más mencionadas serían las del año '93/'94 o bien, el equipo que acudió al Mundial de Francia '98. Eran equipos en que los naturalizados brillaban por su ausencia, en los que el común denominador era el talento y la garra de los jugadores mexicanos que salía a relucir ante los equipos que enfrentaron. No vi que hiciera falta algún naturalizado (quizás porque no había tantos como ahora) y la forma en que jugaban era a mi parecer bastante buena.

Ahora bien, me pregunto si alguien vio algún progreso en el desempeño de las Selecciones Mexicanas que nos han representado en algún mundial o cualquier otro torneo o ya de perdida en algún juego amistoso, contando con naturalizados en sus filas después del '98. No digo que no haya momentos bastante buenos o emotivos, pero los reto a que me digan algún momento (independientemente de si fue mundial o no) en donde Gabriel Caballero haya sobresalido sobre el resto de los futbolistas mexicanos, que haya marcado una diferencia entre los mismos. De Matías Vuoso y de Leandro Augusto no creo que haya mucho que decir; del primero unos cuantos goles en juegos amistosos, uno en eliminatoria mundialista y lo demás fue mucha lucha y poca efectividad, del segundo sólo algunos juegos convocado por el entonces técnico Eriksson y nada del otro mundo. Del famosísimo y vituperado "Guille" Franco, insultado hasta el hartazgo y hasta considerado el enemigo público número 1 durante el verano del 2010 mejor ni hablamos. Respecto a "Sinha" debo admitir que ha sido el más destacado de los naturalizados en vestir la camiseta tricolor y que llegó a tener buenos momentos mostrando sus cualidades, si acaso es el único que se salva de los naturalizados que han sido llamados al equipo mexicano, pero para efectos de llegar a ser considerado un ícono en la historia del Tri considero que se ha quedado corto. En general, y sin el ánimo de pretender sonar como xenofóbico o nacional-socialista extremo, sino simplemente basándonos en el desempeño de los naturalizados en el equipo tricolor, está visto que históricamente hablando quienes han llegado a la Selección bajo ese status no han sido una solución ni un revulsivo para un desempeño más favorable de nuestro representativo nacional.

Es cierto que ahora ya no se cuenta con el talento de Cuauhtémoc Blanco, Luis Hernández, Ramón Ramírez, Jared Borgetti, Claudio Suárez o Jorge Campos, ni demás jugadores de ese calibre que a sangre y fuego defendían los colores patrios en una cancha de fútbol, pero creo que la nueva generación de futbolistas (mexicanos por nacimiento) con la que actualmente contamos, con sus altas y sus bajas (por el momento más a la baja que otra cosa) tienen la calidad para representar al fútbol mexicano dignamente en cualquier parte del mundo y ante quien sea, ¿o acaso Andrés Guardado, "Chicharito" Hernández, Jesús Corona/Guillermo Ochoa, Javier Aquino, Héctor Herrera, Marco Fabián, Raúl Jiménez o Héctor Moreno no tienen la suficiente calidad para jugarles de tú a tú a los mejores del mundo? Prueba reciente de ello son los éxitos en selecciones menores y la histórica medalla de oro en Londres el año pasado.

Yo creo que sí, que aunque parezca un sueño goajiro o una romántica utopía creo que con el talento 100% nacional se puede conformar una Selección Mexicana cuyo desempeño nos deje satisfechos y orgullosos, pero creo que tanto a jugadores como a directivos les hace falta hacerse a si mismos una autocrítica sincera (que bien podría resumirse en priorizar lo futbolístico, ya que teniendo éxito en ello, vendrá lo económico, que tanto les importa), les hace falta una buena dosis de confianza y humildad, así como un chingo de amor por la camiseta y la voluntad para salir a rajarse el alma en la cancha haciendo cada quién su papel, los unos sobre el terreno de juego y los otros fuera de la cancha, pero eso sí, poniéndole corazón y huevos. Y orgullosos de ser hechos en México.

De que se puede, se puede... ¿O no?


1 comentario:

RevolverSly dijo...

No entiendo la lógica; ¿tácitamente se espera que los naturalizados "revolucionen" el desempeño de la selección nacional?

El fútbol es una actividad completamente de equipo, a pesar de los encantos individuales y de la mercadotecnia que encumbra a la personalidad, y su desempeño es producto en mayor medida de los once dentro de la cancha y en menor medida de los millones fuera de ella.

Creo que los mexicanos son mexicanos a pesar de nacer donde hubieran nacido. Siguiendo con la lógica inicial, tampoco ningún mexicano nacido en México ha tenido un desempeño individual revolucionario dentro del desempeño colectivo.

No creo que talento sobre o que haga falta en el fútbol mexicano, lo que no existe en México es necesidad.