22 feb. 2012

Por qué le voy a (Liverpool FC)

Por: Juan Carlos Bracho

video


Como mexicano aficionado al futbol, mi apreciación internacional por este deporte siempre se limitó a España- más concretamente al Real Madrid. Nunca me molestó, y es que a fuerza de ser sincero parte de mi forma de ver la vida la forjaron dos figuras deportivas: Michael Jordan y Hugo Sánchez. Sin embargo el Real Madrid estaba lejos, muy lejos de atrapar mi atención. Lo único que recuerdo de aquellas tardes de domingo en la que mi papá nos sentaba en el sofá a mi hermano y a mí para ver “Acción” es aquella fantástica guitarra que anunciaba el resumen de la liga española.

Pasaron los años y el futbol dejó de ser un tema exclusivamente familiar para convertirse en algo social. La Champions League ocupaba todas las conversaciones en los pasillos de mi escuela y no sólo se hablaba sobre el Madrid; equipos como la Juventus de Turín, el AC Milan, Manchester United o Bayern Munich empezaron a orbitar en mi radar. Por lo mismo, cada nueva temporada apadrinaba un equipo diferente.


En 2003 apoyaba (con lo llana que suena la palabra) a un renaciente (eso parecía en ese entonces) Ajax, que con un equipo repleto de jóvenes de nombres desconocidos como Zlatan Ibrahimovic, Steven Pinaar o Rafael Van der Vart, sorprendió a propios y extraños llegando a cuartos de final.  Para el 2004, y sólo por molestar a mi amigo Juan Manuel y su familia muy española, apadriné a un Mónaco que con el talento de Ludovic Guily y el empuje del “Moro” Morientes logró llegar hasta la final.

Pero fue hasta el 2005, durante los cuartos de final de la Champions, cuando descubrí que yo estaba destinado a nunca caminar solo.

Conocí al Liverpool en el partido que le tocó jugar contra la Juve, y al principio decidí apadrinarlo por la admiración que siempre le he tenido a los poetas británicos del siglo XVIII. Pero al inicio del juego todo cambió, pues quedé atrapado por el halo rojo del “You’ll Never Walk Alone”. Semanas después cuando Liverpool jugó la final contra el AC Milan, equipo favorito de mi amigo Elías, me aventuré a apostar a favor de mi nueva curiosidad.

Los primeros cuarenta y cinco minutos fueron de los italianos. Ganaban por tres goles, por lo cual mi hermano me conveció que sería mejor jugar FIFA a seguir viendo el juego. A los pocos segundos de habernos conectado sonó el teléfono- era Elías, que fiel a su costumbre hablaba para burlarse. Yo, como macho cabrío que soy, soporte la mofa sin decir nada pero al colgar le dije a mi hermano: “Tengo que ver el resto del partido”. Entonces presencié algo que no se puede describir con palabras…

Un mes después vi a mi amigo Elías. No recuerdo si me pagó la apuesta, pero da igual. La tarde de esa final de Champions me había enamorado de Liverpool.

Liverpool que después de ese hito no ha vuelto a ganar nada excepto una FA Cup y hoy está lejos de monstruos como el Madrid o el Barcelona. Pero yo al Liverpool no le pido nada, mucho menos que gane títulos. Eso es para los que entienden poco futbol. Yo amo a los "Reds" no por una Champions en la vitrina, sino porque esa tarde de mayo hicieron que el balón tocara el cielo.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

villamelonaso

Anónimo dijo...

Villamelon. Liverpool es mucho mas que eso, si fueras aficionado de verdad les pedirias título y entenderias que ellos son mucho mas que aquella noche maravilllosa en istambul.

Este domingo ganaran otro título por si no lo sabias....

Huguito dijo...

The Kop

Anónimo dijo...

We have highway on the wing... we ahve dreams and songs to sing

Alan dijo...

Nunca comento en este blog pero supongo que es una ocasión especial.

A mí me gustaba ver el fútbol europeo sólo en competencias como la Champions, y no porque no quisiera ver más, sino porque en la televisión abierta sólo pasaban ese torneo, y eso ya en los últimos años; no existía el internet ni toda la cobertura mediática que le dan ahora, yo tenía 15 años a principios de los 2000s y se podría decir que "le iba" al Arsenal sólo porque mi jugador favorito de todos los tiempos siempre ha sido Dennis Bergkamp y medio lo seguía pero no me apasionaba su equipo.

Conocía al Liverpool, sólo de nombre y uno que otro jugador o por medio de estadísticas, pero no fue hasta esa maravillosa noche en Estambul cuando me enamoré de por vida. Los reds son el equipo de mis amores, ahora no me pierdo un sólo partido, siempre estoy al pendiente de las noticias, nunca faltan jerseys o playeras de ellos en mi clóset, simplemente, como bien mencionas, desde ese día supe que nunca caminaría solo.

Respecto a los que te llaman "villamelón", no te preocupes, supongo que ellos nacieron sabiendo de fútbol, desde bebés se sabían las alineaciones y demás, o es eso, o su cerebro no da para comprender que de alguna manera debemos de conocer nuestra futura pasión, pues nunca nacemos sabiendo algo, es como los dones metaleros que te dicen que eres Poser por no conocer tanto como ellos a Led Zeppelin, siendo que cuando Led Zeppelin existía uno ni siquiera había nacido :S

fre dijo...

Mmmmm...

Es muy dificil considerarse un seguidor pleno, solo por tener las playeras, ver los partidos en la tele, aprenderte las alineaciones de memoria desde 1954, si nunca los has visitado en un estadio... pues es algo que te dejará debajo de sus verdaderos "incondicionales".

Sobre todo para aquellos que estamos desde el otro lado del charco, siempre aparecerá ese asterisco* en cualquier comparación.

Anónimo dijo...

pos si, mucha globalización, mucha tele y mucha mamada, pero no le puedes "ir" a un equipo que juega en otro continente, eso es como tener una novia virtual a la que nunca ves mas que por skype porque vive en otro pais, por eso todos los que segun "le van" a equipos europeos a los que nunca han visto son villamelones, PUNTO

Anónimo dijo...

Siguiendo con la analogía del comentario anterior, ¿entonces "irle a un equipo mexicano", es como tener de novia a una vecina, gorda y fea con la que igual nunca platicas y solo ves por la ventana?. ¿De verdad el concepto es tan obtuso, como que la diferencia es la distancia?. O los que critican corríjanme, ¿han platicado mas veces con Benitez o con Reynoso, de lo que el autor del post con Steven Gerard? o que ¿De verdad cuando "el Picolín" oye sus porras, sabe que son ustedes y por eso juega mejor?

Fan dijo...

Ser villamelón es irle a un equipo que juega en Europa? qué por favor alguien le explique el concepto villamelón a todos estos, por supuesto la mayoría anónimos que escribieron.
No tiene nada que ver, el hecho de que no vaya al estadio o no viva en el país de su equipo. es más aún tiene más mérito que viva en México y le vaya a un equipo que está a miles de km de su casa y que siga cada una de las actividades de su equipo.
Ya pónganse a hacer algo y dejen de criticar!

Anónimo dijo...

HINCHAS DE LEJOS, HINCHAS PENDEJOS. Y YA.

Unknown dijo...

YO LE VOY AL LIVERPOOL PORQUE AHI LA DESCOCE UNO DE LOS MEJORES JUGADORES DEL PLANETA: LUIS SUAREZ.