10 jun. 2011

CINCO MENOS

En el caso de este blog lo único que los seleccionados acusados por dopaje echaron a perder fue el post sobre LaVolpe que debería aparecer aquí, como nota principal (viene después de este; no dejen de leerlo). Ahora que si hablamos de sus carreras como atletas profesionales y la credibilidad del futbol mexicano, ahí sí que la cagaron feo. Y es que después del escándalo de doping ocurrido en la Confederaciones del 2005 que por poco deja a México fuera del Mundial de Alemania (y que a Carmona le costó su carrera), es difícil creer que cinco seleccionados mexicanos que juegan en cinco clubes diferentes hayan tenido la mala suerte de consumir la misma carne contaminada con clombuterol. Da para pensar mal, porque en eso del dopaje rara vez hay víctimas de extrañas casualidades. Maradona, sin ir más lejos, acaba de sacudir al futbol argentino al declarar que si en el repechaje de 1993 entre Argentina y Australia le hubieran hecho doping a los jugadores albicelestes ninguno hubiera salido limpio. Así de claro lo dijo el 10 argentino a quien un año después expulsaron del Mundial gringo por consumo de efedrina. Entonces la AFA señaló que todo había sido un complot contra El Diego, que el “Pelusa” era incapaz de hacer trampa. Él mismo repitió hasta el cansancio que su único delito había sido consumir un antigripal. Y mira nada más, 17 años después Maradona dejó al descubierto no solo su uso habitual de sustancias prohibidas sino la de muchos compañeros en la selección argentina. Sólo Dios sabe porqué lo hizo, será por una especie de madurez tardía o la incontinencia verbal que lo caracteriza; lo que importa en cualquier caso es que Maradona le ha vuelto a dar la razón al viejo dicho que dice “cuando el río suena es porque agua lleva”. El río que atraviesa al futbol mexicano lleva años produciendo un ruido ensordecedor; y no hace falta acercarse demasiado para percibir un caudal lleno de aguas negras. 


5 comentarios:

jonatanas dijo...

Realmente no lo creo, digo, el clembuterol es un anabolico, y vamos, quien tiene cuerpo de anabolico??? Ademas el doping se dio, ya estando concentrados, y un solo bisteck, puede contener tanto clembuterol como para mandarte al hospital.

Anónimo dijo...

Pepe Corvina dijo: No creo que se hayan dopado para disputar un torneo de tan bajo nivel como la copa de oro. De lo que estoy seguro, es de que la FMF contrató a una empresa que le surte los alimentos en el CAR, la cual seguramente es del hermano o compadre de algún dirigente. Y esa empresa, con tal de abaratar costos, va y compra la carne de pollo y de res en cualquier mercado, ahi en el puesto del muelas o en "las mollejas de chencha". Huelga decir que esa carne es de dudosa procedencia.
Lo que me extraña es que el nutriólogo del tri les permita comer pollo a los seleccionados, cuando que es lo peor que se puede comer (no hay nada en este mundo que contenga más hormonas, químicos y porquerías de todo tipo). Por cierto, no lo coman por nada de este mundo, yo he visto los métodos de engorda y no se los recomiendo.
Como muy frecuentemente ocurre en nuestro país, le debemos a la corrupción que permea a casi todos los sectores el hecho de que cualquier rastro apruebe holgadamente los controles sanitarios que se le practican, a pesar de usar sustancias prohibidas

M. Damián dijo...

Pues la sustancia esta se metaboliza en 78 horas, por lo que si debieron haber estado juntos. A saber.

Cempazúchitl dijo...

El clenbuterol no pone "cuerpo de anabólico" por sí mismo, como lo hacen otros esteroides como la nandrolona. Lo que el clenbuterol hace es aumentar la capacidad cardiovascular, que permite ponerse mamado o correr más rápido, o pedalear más fuerte (Contador, el ciclista, también dio positivo de clenbuterol recientemente, y los ciclistas no tienen "cuerpo de anabólico").
Sobre lo de Maradona, recientemente salió el presidente de la Federación Australiana a desmentirlo (aquí: http://www.abc.net.au/news/stories/2011/05/27/3229292.htm). Sus declaraciones deben ser vistas en el contexto de su guerra particular con Julio Grondona, la FIFA, y cualquier persona dedicada al fútbol que no sea él mismo.

Anónimo dijo...

jajaja Ochoa