23 may. 2011

BASTA


12 horas antes de que los Pumas consiguieran su séptima estrella, y a 2,400 kilómetros de distancia, Chivas USA y LA Galaxy jugaron el que acaso es el único clásico de la Major League Soccer. Lamento informar que el partido fue mucho más entretenido que cualquier juego de liguilla, incluidos los dos de la final Pumas-Morelia. El nivel de la liga estadounidense no es nada del otro mundo, es verdad, pero al tener que competir contra el futbol europeo que se transmite en toda la Unión Americana así como otros deportes profesionales entre los que destacan la NBA, la NFL y el béisbol de Grandes Ligas, la MLS no puede darse el lujo de defraudar a sus aficionados.

Hasta ahora nunca lo ha hecho. Prueba de ello es el crecimiento sostenido de la MLS en 14 años, los llenos en casi todos sus partidos, los ratings ascendentes desde el año 2000, la cantidad de ciudades en lista de espera para tener una franquicia y muy por sobretodo el futbol ofensivo que caracteriza a toda la liga. Al paso que van no falta mucho para que un partido del Galaxy o el NY Red Bull resulte más atractivo que una final entre América y Chivas. Tal vez no con los mexicanos que estamos de este lado pero sí entre toda la población hispana de EU, misma que representa un mercado más importante que varios países sudamericanos juntos.

Es una lástima, considerando que aquí existen todos los ingredientes para tener la mejor liga del continente. ¿Jugadores? los hay y muy talentosos. ¿Estadios? viejos algunos, pero también hay varios que ya quisieran muchos equipos europeos. ¿Instalaciones de los clubes? a la altura de las mejores en el mundo. ¿Patrocinadores? sobran y vaya que le invierten. 

¿Qué nos falta entonces? Dueños inteligentes, una prensa deportiva mejor preparada y una afición mucho más exigente. Con lo primero y lo segundo no hay mucho que podamos hacer, más no así con lo tercero. Sobretodo después de una temporada tan mala como la que acaba de terminar.

Y es que nadie puede estar conforme con el futbol que vimos durante los últimos 5 meses, producto de una liga esquizofrénica que pone en igualdad de circunstancias al equipo más gris con el más competente, que no castiga al último lugar de cada torneo con el descenso y que se ha vuelto un centro vacacional para jugadores extranjeros de dudosa procedencia. Una liga cuyo principal objetivo, tal parece, es el de convertir al torneo en un mostrador de miscelánea donde cientos de marcas invaden uniformes y el campo de juego para limosnear la atención de quienes prendimos la tele con una sola cosa en mente: ver futbol. Una liga cuyos partidos más atractivos cambian de horario sin previo aviso para ayudar a que los programas más patéticos de la televisión mexicana aumenten su rating, y donde tenemos que soportar la tecnología de punta que Televisa y TvAzteca utilizan para graficar desde un fuera de lugar hasta la trayectoria de tiro de esquina (tecnología que por cierto es ampliamente superada por una mesa y un par de saleros). Una liga chafa y casera donde el número de pases que un equipo es capaz de hilar rara vez alcanza los dos dígitos, y donde todo es importante menos la satisfacción del aficionado.

Los dueños de los equipos y sus empleadillos de la Femexfut dirán que nunca nos han encañonado para ver los partidos de la liga mexicana o asistir a los estadios. Es cierto. Como también lo es el que nosotros tenemos un arma que puede obligarlos a que muchas cosas empiecen a mejorar. A final de cuentas lo único que separa a un partido soporífero de la jornada 5 de un Manchester-el que sea (o una película en cualquiera de los 15 canales de tv de paga a los que cada vez más gente de nivel bajo tiene acceso) es un simple click en el control de la tele.


11 comentarios:

Mojado dijo...

Es la oferta y la demanda. Mientras la gente siga consumiendo el futbol que le dan la FMF y llas televisoras podrán hacer lo que se les antoje. Es obvio que las diferencias entre México y Europa no son sólo futbolísticas.

Pregunta: Qué relación tiene tu foto de 6 panzones aficionados de Pumas con tu planteamiento?

Jonás dijo...

Tas medio wey, mojado.

Anónimo dijo...

Para una liga gris un campeón gris, y no empiecen con la tontería de que son fuerzas básicas y no gastar lo que se los dieron, fue la suerte y un veterano de 38 años. Chingaderas como estos torneos es que han hecho que equipos eternamente chicos se vuelvan "importantes" si tu Toluca y Pachuca y Monterrey y Pumas

Primate PANZER dijo...

AMEN !!!

Anónimo dijo...

Pepe Corvina: Hace algunos meses, Daniel Guzmán dijo que tenía el mismo mérito ser campeón en torneo largo que en torneo corto. Me parece que no es así. No es que valga el doble, sino que teniendo toda la infraestructura y los genes futboleros que tenemos, en México deberíamos tener un torneo que fuera muy difícil de ganar. Está de sobra decir que de esa manera, a nuestra selección le sería más fácil convertirse en ganadora, pues sus integrantes estarían acostumbrados a un nivel competitivo alto (además de jugar copa libertadores, sudamericana y copa América). Ese roce necesariamente eleva el nivel futbolístico y físico. Alguien posteó en la entrada anterior que un Atlas-Puebla en jornada 27 de todos modos sería malo, pero discrepo. Si tuviéramos un buen formato de competencia, incluso ese partido sería interesante, pues aunque uno de los equipos estuviera en media tabla y el otro casi en el sótano, los dos se partirían la madre: uno por calificar y el otro por no descender. Además, todos los equipos se armarían mejor durante las pretemporadas, pues sabrían que todos los puntos cuentan. Esas son las consecuencias de que en todos los partidos haya algo en disputa. Perdonen que se los recuerde, pero cuando teníamos torneo largo, en general venían extranjeros de mejor nivel (sin irnos muy atrás, citemos por ejemplo a Jorge Comas, el "mortero" Aravena, A.C. Santos, Tita, Siboldi, J.C. Vera, Mohamed, Ivo Bassay o el "ratón" Zárate). Después vinieron los Cardozo y "pony" Ruiz, es cierto, pero también -y en gran cantidad- los Claudinho, Nidelson de Melo, Bilos, Dante López, Djalminha, Amelli y Castromán.
Así que mucho cuidado directivos: hacer de la mediocridad un hábito puede tener consecuencias irreversibles para nuestro futbol, sobre todo porque no se genera afición. Podríamos tener un opio futbolero sumamente adictivo, que verdaderamente nos ayudara a olvidar por un rato los graves problemas de nuestro país. Pero la talla de los dirigentes mexicanos es similar a la de nuestros políticos...

Ex Fan dijo...

En todo caso yo voy más a favor de los aficionados que de los dueños, la prensa o los canales de TV, ellos son los que deben cambiar!!! no los fans de los equipos. Recuerda que la mayor parte de la población mexicana NO TIENE TV de paga! por eso no es tan sencillo dar un click y cambiar a una buena película o a un partido europeo. Somos menos afortunados y desgraciadamente el Torneo de futbol es casi la única diversión de muchas familias mexicanas. Así que no pidas aficionados inteligentes, el problema es de adentro hacia afuera, los mismos jugadores podrían exigir más, por sus aficionados e incluso por ellos mismo!
VIVA PUMAS CAMPEON! con poco hizo más que muchos: América, CA, Toluca!!!

Anónimo dijo...

ES VERDAD!!!! QUE VAYAN A VERLE LA CARA DE PENDEJO A SU PADRE, Y QUE EL PROXIMO TORNEO LO SIGA SU RECHINGADA MADRE, AL IGUAL QUE ESTE BLOG

Mojado dijo...

Interesante ver cómo el campeonato "gris" de un "equipo chico" levanta tantos comentarios viscerales.
Bien decía el fallecido Carlos Monsiváis: "El mexicano todo lo perdona, menos el éxito ajeno".

David Campos dijo...

Mojado: nadie esta criticando el campeonato de Pumas. Levantaron el trofeo de forma por demás merecida y se merecen el respeto de toda la comunidad futbolera del país. Lo que la entrada critica es que teniendo todo para que la liga mexicana sea de lo mejor del continente (y por qué no del mundo) estamos quedandonos por detrás de otras competiciones, incluida la Liga de Soccer gabacha. Yo en lo personal creo que tiene toda la razón. Desde hace 5 años vivo la mitad del tiempo en Nueva Jersey y he visto como poco a poco el futbol va ganando terreno en los US. Antes a nadie le interesaba, ni siquiera a la comunidad latina que por aca es muy numerosa y está avida de ver futbol, y ahora conseguir un boleto para ver a los Red Bulls o al equipo de Philadelphia créme que es todo un pedo. A mi me da coraje ver como ellos crecen y nosotros en cambio nos vamos estancando. Mira, para que te des una idea de como vamos hacia atrás como los cangrejos deja te platico que el primer partido de la final lo vi en un bar donde pasan futbol de todo latinoamerica.Mucha gente que no era mexicana llego con la esperanza de ver un gran juego pero para antes del medio tiempo algunos amigos colombianos mejor se fueron a ver el basket al bar de enfrente.

fre dijo...

Creo que más allá de los aficionados y los medios (des)informativos; el golpe que obligara a mejorar la liga sea cuando México tenga que preocuparse, por ganarles a El Salvador y Guatemala como local.

¿De que nos quejamos?
-Costa Rica ya ganó en el Azteca.
-Ya van algunos años que la selección no le gana a EE.UU. fuera del smog y calor que apendeja.
-Estan esperando a que les ganen los lugares para los mundiales: de selecciones y de clubes.
-El Pachuca los ha usado para pasearse y dar pena.
-¿El calendario tendrá espacio para la liguilla nueva o se va dejar la libertadores como se abandono la sudamericana?

Naaah, lo más seguro es que terminaran uniendo a la liga mexicana con la MLS, con tal de que no crezca demasiado.
¿Porque lo digo?
La federación al igual que el mexicano conformista: llega más lejos para evitar lo que teme, que para alcanzar lo que desea.

Anónimo dijo...

me cae que si no vuelven los torneos largos, no vuelvo a ver un partido de panbol nacional asi sea la final america-chivas, ni tampoco de la decepcion. Ademas siempre juegan en gringolandia, ni puedes ir a verlos seguido