7 dic. 2010

PASEÍLLO AL SUBCAMPEÓN

Toda la gloria se la lleva el equipo campeón. La gloria y las fotos en primera plana; las entrevistas, las actrices chichonas y arrastradas. Luego nadie lo critica, nadie lo cuestiona, ni aunque sus jugadores lloren como señoritas cuando reciben el trofeo o bailen encuerados en el vestidor mientras los bañan en cerveza. Tampoco importa que aparezcan frente a las cámaras de televisión llenos de mocos, balbuceando los lugares comunes que existen desde que a algún inglés, allá por el siglo XIX, se le ocurrió patear una pelota- “esto es un premio a nuestro esfuerzo...” “nos sacrificamos todos...” 

Es el campeón y punto. 

Al Subcampeón en cambio nadie le hace mucho caso. Poco importa que haya llegado tan lejos como el otro, y que por un poste que se interpone entre el balón y las redes o un árbitro con vista de borracho se hayan quedado en la segunda plana de la sección de deportes. Da igual que hayan sido más equipo que todos los que vieron la final desde su casa. Es el primero entre los perdedores, y como tal queda condenado a vivir por siempre el suplicio del hubiera

Lo sabe bien el Cruz Azul, institución de la cual cual se mofan sin piedad aficionados de muchos equipos que darían lo que fuera por saber a qué huele el pasto de la cancha donde se juega una final. Otro que sabe bien cómo pesa la cruz del subcampeonato es Rubén Omar Romano; hace una semana era candidato a dar la vuelta olímpica y hoy es el máximo perdedor del futbol mexicano. 

Se nos olvida, sin embargo, que la única forma de perder una final es jugando en ella. Y no cualquiera llega. Prueba de esto es que los equipos más populares de México, América y Chivas, apenas suman entre los dos cinco finales en los últimos 20 años. Así que la próxima vez que te vayas a burlar de Cruz Azul o de Romano fíjate bien cuál es el escudo que trae tu camiseta. Si es de Rayados, Pachuca, Toluca o Pumas, se vale. Si en cambio es el del Atlante o América, Chivas o Atlas (este último no gana un solo título desde hace 59 años) pide disculpas y vete a dormir.

5 comentarios:

Ex Fan dijo...

Editor cuánta razón!! Pero también recuerda que en 6 meses nadie se acordará del campeón ! Así es nuestro querido fútbol mexicano. Romano llevó a Santos a la final y tal vez a él eso le baste! Al menos el primer partido disfrutamos de un gran juego, aunque en el segundo Santos no haya podido meter ni un solo gol!

Anónimo dijo...

Muy cierto señores. Si Cruz Azul y Santos -con Romano al frente- son "subcampeonísimos" es porque tuvieron el arrojo de llegar a una final. Ya quisieran otroso, como América, tener tanto protagonismo.

Anónimo dijo...

¿Qué pedo? El Atlante acaba de ganar un campeonato apenas un par de años y con una nómina paupérrima, según los estándares de los "equiposmáspopulares", y aún siendo desplazados de su sede natal.

Anónimo dijo...

Ja, ja, ja, ja lo que digan los ñiles del chunda azul y los hijos de Romano es de puro ardorrrrrr... ahora resulta que es de mucho orgullo perder cuanta final se te pone en el camino?? vergüenza me daría no ser lo suficientemente capaz como para no ganarla después de tantos intentos; eso sólo demuestra el nivel de mediocridad del equipo de la cuchara y el bulto y tooodos, pero tooodos sus mediocres seguidores.
Soy Americanista y como Americanista si no gano una final, mi torneo fue un fracaso por todo lo que soy y represento; un mediocre cree que vale lo mismo ser subcampenísimo que gran campeón sólo por llegar a la final??? pobres.... pensando así nunca serán campeones

El Otro Cuau dijo...

Estimado anónimo, suenas como un americanista más que vive de las glorias pasadas. Casi podría apostar a que tienes veintitantos años y que no te tocó ver al América de Reynoso y "Pata Bendita" o al del "Capitán Furia", Brailowsky, Zelada y compañía... o ya más para acá al de Beenhacker (1era. edición). Te lo digo porque yo sí los vi a todos ellos. Llevo más de 30 años siendo americanista a morir, más no por ello voy a dejar que los directivos actuales o que la basofia de aficionados que conforman la monumental me vengan con la mamada de que el América sigue siendo un equipo grande. No señor. No lo voy a permitir porque gracias a ello nuestro equipo está sumido en una de las crisis más grandes de las últimas DÉCADAS. Gracias a ello, estimado anónimo pseudoamericanista, es que los nuevos aficionados al club que en su momento fue el más grande de México se conforman con cualquier cosa.
Deberíamos aprender de otros clubes que construyen su presente sin colgarse de un pasado glorioso. Ahí tienes al Toluca, el Pachuca y el Monterrey. También deberíamos tener la humildad de aceptar que el Cruz Azul ha sido un equipo mucho más protagonista que nosotros, al menos en los últimos 5 años. No hacerlo nos condena a seguir adorando las reliquias de un equipo que alguna vez fue de los mejores, sí óyelo bien, de los mejores del mundo.