30 sept. 2012

La Teoría de los 6 Pases


Por: Marco Dávila / Editor

Según la Teoría de los 6 grados de Separación la distancia entre cualquier hijo de vecina y Kevin Bacon son solamente cinco personas. Vaya usted a saber. Lo cierto es que en el futbol hay una teoría similar, sólo que la cadena no está formada por personas sino por pases acertados.

Es la Teoría de los 6 Pases de Separación, que aplicada a nuestro futbol nos muestra lo lejos que estamos de muchas ligas de Europa, la de Argentina, y si los dueños del balón no se ponen las pilas tarde o temprano tendremos que incluir a la MLS.

Tomemos como ejemplo los partidos más atractivos del pasado fin de semana: León-Monterrey y Atlas-Toluca. Fueron lo mejor de la jornada, es verdad, pero ni en sus pasajes más sublimes lograron alcanzar la precisión que se puede ver en un partido de media tabla en la Premier League. Y todo porque en la liga mexicana de primera división, ahora Liga MX, parece que está estrictamente prohibido hilar más de cinco pases seguidos. 

Cuéntalos y verás. 

No hay partido en nuestro futbol donde alguno de los dos equipos logre sumar más de 10 pases, ni siquiera si tomamos en cuenta los toques retrasados al portero.

Por eso mientras muchos partidos de las ligas antes mencionadas te mantienen pegado al asiento, el torneo mexicano es un cultivo de bostezos.

Aplicando la Teoría de los 6 grados de Separación cualquier jugador de nuestra liga, hasta Layún, puede estar muy cerca de Messi. Con la de los 6 Pases de Separación, en cambio, están a miles de kilómetros de distancia. Casi los mismos que hay de Coapa en el DF a La Masia en Barcelona. 


3 comentarios:

gorubu dijo...

Muy cierto. Es más, los equipos que han logrado superar este rasero tan elemental y poco exigente pueden contarse con los dedos; me vienen a la mente unos pocos: el Atlas de finales de los '60, el León de los '70, el Cruz Azul del '80, el América en algunas temporadas de los '80, la U.de G. subcampeona en el '90, la UNAM campeona en el '91 y alguno más por ahi. Adicionalmente, cada vez es menos frecuente que aparezca un equipo que trate bien la pelota en lo colectivo (lo cual es visto por muchos como lujo, pero puede decirse que es la piedra angular de este deporte). El toque debe ser la línea de flotación de un equipo. Ahi tenemos el ejemplo del Barcelona; hace poco, en televisión mostraron una estadística por demás reveladora: en un partido por la copa de Europa, y alrededor del minuto 80, sus jugadores se habían pasado la pelota con precisión en más de seiscientas ocasiones. No es un dato menor, y nos hace suponer que ese reverancial respeto al balón arroja buenos dividendos a la hora de cosechar títulos, ¿no?

Ex fan dijo...

Voy a dejar que los expertos expresen su opinión (Gorubu y el Editor) sobre el toque del balón, yo soy solo una aficionada que no sabe absolutamente nada. Pero que aburridos son los partidos donde solo vemos pelotazos!! Que suertudo si te pones la de PUMAS y más si es la retro y más si a un lado estoy yo.

pepe corvina dijo...

QUÉ BUEN POST, DE VERAS EL TOQUE ES IMPORTANTE. TIENEN RAZÓN GORUBU Y EX FAN: UN EQUIPO QUE JUEGA AL PELOTAZO ES UN EQUIPO QUE NO JUEGA AL FUTBOL, SÓLO PELEA Y DESTRUYE. POR LO GENERAL SON EQUIPOS INTEGRADOS POR ROMPEPIERNAS, DE MUCHA MARCA Y CON MUCHO MÚSCULO PERO POCO CEREBRO. YA LO DIJO DI STÉFANO: SI QUIERO CONSTRUIR UNA CASA TENGO QUE IR CINCO AÑOS A LA UNIVERSIDAD; PERO PARA DESTRUIRLA SOLAMENTE NECESITO UN MARTILLO. LO MALO ES QUE POR CADA JUGADOR QUE LLEVA UN PLANO, HAY VARIOS QUE LLEVAN UN MARTILLO. Y LO PEOR ES QUE ESE TIPO DE EQUIPOS TAMBIÉN GANAN, LO CUAL ARRAIGÓ LA IDEA DE QUE ASÍ ES COMO SE TENÍA QUE "JUGAR". ES UNA PENA