12 feb. 2010

CRÓNICA DE UNA VICTORIA DEL TRI


Faltan 4 meses para el primer partido de México en el Mundial. A continuación tenemos una crónica hipotética de esa mañana del 11 de Junio.
___________________________________

En Europa los partidos del Mundial empiezan a las 4 de la tarde para que italianos y franceses, ingleses y alemanes, puedan disfrutarlos sin tener que buscar alguna excusa para faltar al trabajo. A esa hora además ya pueden chupar a gusto.  Qué chingón. Los sudacas en cambio que se jodan. Y eso que de este lado del charco somos tres o cuatro veces más habitantes que allá. Además acá el futbol se toma mucho más a pecho. ¿O es que en serio uno se puede imaginar a un inglés levantándose a las 3 de la madrugada para ver un partido de su selección? Ni madres. De este lado en cambio ya lo hemos hecho antes, cuando por ejemplo México jugó su primer partido del Mundial de 2002. Lunes, 2:00 am. Y ahí estábamos medio país pegados a la tele. No importó que al día siguiente hubiera exámenes finales o juntas en la chamba. El Mundial es cada 4 años y vale la pena un buen desvelo.

Esta vez con el partido de México – Sudáfrica no hubo necesidad de levantarse a las 3 am, pero de todas formas fuimos muchos los que madrugamos. No fuera a ser que el Fan Fest del Zócalo se llenara antes de que empezara el partido y pues ahí sí, ni pedo, habría que cambiar de plan para verlo en el Sanborn’s de los Azulejos. Y que pinche la verdad. Si de por sí el horario ya estaba de la chingada. Lo bueno es que no hubo necesidad de ningún plan B. Me levanté a las 5, a las 5:30 ya estaba en el metro y a las 6:00 ya venía subiendo las escaleras de la estación Zócalo. Y no mames lo cabrón que se veía la plancha con las pantallas gigantes y las gradas como de estadio, que a esa hora ya empezaban a llenarse con miles de personas que venían entrando por Madero, 5 de Mayo y Pino Suárez. Eran un chingo y había de todo: niños con sus papás, chavitos en uniforme de la escuela, güeyes trajeados y banda pintarrajeada de la cara y con camisas verdes.  Qué bonito país carajo: 7 y media de la mañana y a todos valiéndonos madre el trabajo. Ni siquiera los patrones que pusieron tele en la sala de juntas lograron que la mayoría de sus empleados se presentaran a chambear. Y es que no mames, México inaugurando un Mundial se ve cada 50 años si bien nos va. Y pues como que no queda verlo en una sala de juntas toda oscura. Menos cuando el día amaneció sin las lluvias que nos vienen jodiendo desde hace más de un mes, y tan claro que hasta se volvieron a ver los volcanes. Por eso ya desde antes de que empezara el juego todas las personas que nos apretábamos unos contra otros en el corazón de lo que fue la capital Tenocha determinamos que sin importar el marcador, sin importar si México jugaba bien o no, ese día sería día de asueto. Ya con eso en mente me metí una tacha y me puse a tomar tequila sin parar. Y no había desayunado nada.

De lo que siguió, o sea de México ganándole a Sudáfrica 4 a 1 y de la fiesta que se desató desde el Zócalo hasta el Ángel la verdad no me acuerdo. Tengo flashazos del segundo gol del Tri, de estar abrazándome con un güey gordo y sudado. También recuerdo entre sueños la guerra de espuma que se armó en el Fan Fest y luego dentro del Palacio de Hierro. Nos sacó seguridad, dicen, pero de eso no me acuerdo. Tampoco de la forma en que llegué al Ángel ni mucho menos de cómo me puse a mear en el lobby del María Isabel Sheraton. En serio que no me acuerdo. Dicen que ya para entonces andaba sin camisa y con los shorts hasta las rodillas. Que me oriné dentro de una maceta al lado de un piano muy mamón que tienen ahí cerca de la puerta. Y que cuando llegó la tira me puse tan pendejo que tuvieron que darme tres o cuatro toletazos. Eso sí me consta porque tengo varios moretones. Y porque aquí en el separo donde me tienen desde ayer me duele muy cabrón recargarme en la pared.  Pero ni pedo. Valió la pena. Sólo espero que me dejen salir de aquí antes del siguiente partido de México.


5 comentarios:

zonico dijo...

no maqmes, que chingon, a mi todavía no se me baja el pedo y esperate a que nos chinguemos a los tramposos de Francia.

Anónimo dijo...

SIGAN SOÑANDO BUEYES, VA A LLEGAR URUGUAY Y ¡BOLAS! DE VUELTA A LA REALIDAD... ESO SIN CONTAR CON LA MANO NEGRA Y PELUDA DE LOS FRANCHUTES, SIEMPRE FAVORECIDOS POR LOS ÁRBITROS

FI dijo...

Échate la predicción de la final contra España!!

Francisco dijo...

Que viva la selección, culeros

Jonás dijo...

Pinche anónimo mala leche.