4 sept. 2014

Lo que hace falta para ser un crack

-Aquellos que hayan estado pendientes a las noticias deportivas nacionales habrán encontrado las declaraciones del siempre entrañable Tomás Boy respecto a la situación de Javier Hernández y su papel dentro del Real Madrid, ahora diciendo que el mejor futbolista mexicano hoy por hoy es Carlitos Vela y que él (Tomás), en sus tiempos, siendo el crack que era, no se habría rebajado a ir a la banca de ningún equipo llámese como se llame.

Para algunos han sido comentarios muy acertados, para otros han sido las patadas de ahogado de alguien que nunca tuvo el valor para salir al extranjero y demostrar la calidad que tenía. Otros, mas mesurados, prefieren no hacer comparaciones entre Carlos Y Javier, dados los roles diferentes que ambos cumplen en la cancha. Correcto, cada quien tiene sus bases para pensar eso, así como Sergio Ramos cree que Chicharito es un crack y ha marcado época en el fútbol. Les digo, cada quien tiene su pensar y sus bases para lo mismo.

Y aquí podemos aterrizar en el debate de siempre: ¿Qué se necesita para ser un crack? Dunga, flamante nuevo técnico de la canarinha, decía hace algunos días que para ser un crack necesitas resolver por lo menos 8 ó 9 de 10 partidos en los que juegues, aunque en el fútbol moderno, mas competitivo y preparado, tal vez la cantidad se podría reducir a 5 ó 6. Entonces podemos sacar toooodos los nombres que querramos y a los que siempre hemos nombrado cracks: Zidane, Pirlo, Ronaldo el Gordo, Pelé, Maradona, Cruyff,CR7, Dinho, Messi etc, etc. ¿Cuántos de ellos cumplieron con este requisito? Ahora viene algo muy importante para ser considerado crack: La empatÍa, el poder hacer que la misma emoción que el jugador siente al cumplir con su rol en el campo la pueda sentir el espectador en su butaca o sala. Quizá con este nuevo requisito varios pudiesen salir de la lista pasada y pudiésemos agregar a otros que tal vez no definían ni 6 ó 7 juegos. En este caso vuelvo a pensar en Javier, en el Chicharito.

Si miramos las estadísticas podremos observar lo importante que fueron sus goles a la hora de salvar los 3 puntos o el empate para el Manchester; podemos observar que su promedio goleador lo pone a un lado de una de las figuras más representativas de los diablos rojos, Ole Gunnar. Y si miramos los vídeos de cada uno de sus juegos, podemos sentir la misma intensidad que el siente al jugar, anotar un gol, fallar una clara. En cambio pensamos en Carlitos y bueno...Carlitos, él mismo lo ha dicho, solo cumple con su trabajo. Ojo, no es ningun ataque a la calidad del jugador, cosa que ya ha sido probada en muchas ocasiones, es sólo que en el futbol, como en la vida, para mantener el amor y la pasión por algo se necesita tener una capacidad enorme para conectar esfuerzo, trabajo duro y amor por lo que haces. Si no fuese así, creo que la gran mayoría de los aficionados a este deporte seríamos fans de cosas con mas corazón e intensidad. Javier tal vez no sea un crack aún, pero con cada actuación y con cada gol trascendental que anota, se encuentra en un franco camino a serlo.

Así pues, podemos concluir que el crack es indispensable, que el crack transmite liderazgo y emoción, y no sólo el crack futbolista, sino el crack de otros ámbitos como el que murió hace unos días: Gustavo Cerati. Un genio que hacía del espacio donde se presentaba un lugar especial, y que no sólo nos mostraba sus cualidades de crack, sino que nos hacía sentir que estando ahí, compartiendo un pedazo de tierra cantando a todo pulmón, todos podíamos ser genios. Cracks de la vida.





2 comentarios:

turb0Lover dijo...

Gran publicación, no hace falta un comentario escrito, a veces el solo leerlo traslada tu mente a otros sitios, saludos!

Abdaín Barroso dijo...

Creo que una cosa es ser Crack, que pasa por las aptitudes... y otra es ser ídolo, que es a lo que tú te refieres