2 ago. 2013

Xolos en Los Pinos y la maldición de la primera final del sexenio



Por: Daniel Salinas Basave

Xoloitzcuintles de Tijuana va a pasar a la historia por algunos curiosos detallitos políticos. Es el primer campeón del futbol mexicano cuya coronación se consumó en dos sexenios distintos. 

El partido de ida en Tijuana se jugó con Felipe Calderón como Presidente, pero cuando se jugó el partido de vuelta en la Bombonera de Toluca, el presidente ya era Enrique Peña Nieto. De hecho la final se jugó en el segundo día del sexenio, un día antes de la firma del Pacto por México. El partido de ida en Tijuana, se jugó en el penúltimo día del sexenio de Felipe Calderón y el de vuelta en Toluca se jugó en el segundo día del sexenio de Enrique Peña Nieto. 


Las finales dembrinas que reciben mandatarios tienen algunas coincidencias. La primera gran final del futbol mexicano que se jugó en el periodo de Vicente Fox fue Toluca vs Morelia. El juego definitivo se jugó en la Bombonera el 16 de diciembre de 2000 y los Diablos Rojos perdieron la final en penales. ¿Sabe usted cuál fue la primera gran final que se jugó en el sexenio de Felipe Calderón? Pues fue Toluca vs Guadalajara y se jugó el 10 de diciembre de 2006 también en la Bombonera mexiquense y ¿sabe usted una cosa? También la perdieron los choriceros y las Chivas se coronaron campeonas por 2-1. 

Por tercer sexenio consecutivo la primera final del nuevo periodo presidencial se jugó en Toluca y la historia dice que cuando los rojos juegan en casa la primera final del sexenio, irremediablemente les toca perder. Xoloitzcuintles es también el primer equipo del futbol mexicano que es recibido como campeón en Los Pinos sin tener vigente el título. Xolos fue recibido como monarca del futbol mexicano por Enrique Peña Nieto, cuando el campeón vigente es América. 

El nuevo torneo ha dado comienzo y en el pasado Xolos ni siquiera calificó a la liguilla. ¿Por qué entonces se tardó tanto tiempo el Presidente en darle la bienvenida a los perritos tijuanenses? ¿Será porque la tan postergada foto a lado de Jorge Hank Rhon iba a mandar mensajes inconvenientes al proceso electoral? ¿O porque ha llegado el momento de reivindicar y aceptar públicamente la buena amistad con el mandamás del Grupo Caliente? Lo cierto es que Jorge Hank Rhon volvió a Los Pinos. 

La última vez que había estado por los rumbos de Parque Lira había sido en tiempos de Carlos Salinas de Gortari, el último sexenio en el que el profesor Carlos Hank González estuvo en el gabinete. La sonrisa de Hank junto a Peña Nieto dice muchas cosas. Es la sonrisa del hombre que ha recuperado la condición de primer priista de Baja California. La sonrisa de quien tronó sus chicharrones en el pasado proceso electoral. Para Hank la foto con el Presidente está llena de significado. Cuestión de recordar que durante la campaña presidencial Peña Nieto hizo hasta lo imposible por evitar reunirse públicamente con Hank con el zar de las apuestas. Al parecer el tiempo de la simulación se ha acabado. 

1 comentario:

Adrián Olivas dijo...

Na' más faltó meterle religión pa' que se convirtiera en plática tabú de cualquier cantina.