25 jul. 2013

Carta de un aficionado triste


Por: Paris Flores

Ojalá fuera fácil sobrellevar una derrota más. Ojalá fuera fácil ir a dormir, quitarse la playera y con ella todas las ilusiones y esperanzas.

 El tiempo terminó, y me siento enojado con el Chepo, con los jugadores, con el cuerpo técnico, con Panamá y hasta con Dios.

Si tuviera que ver esto fríamente pensaría, como todos los demás, que el futbol mexicano es una gran decepción, un arreglo de televisoras, de publicidad, de manejo de dinero, pero no puedo; he llegado a la conclusión de que creo en la Selección como creo en el amor... por más decepciones que me dé sigo creyendo en ella.

Si yo fuera el técnico hubiera tomado otras decisiones. Le grité innumerables veces al televisor creyendo que me escucharían por obra divina…

-“a la derecha”
-“pásala ya”
-“pégale de ahí, tírale, tírale”


…nada sucedía, solo veía decaer al equipo.

No quiero otro técnico, quiero un aficionado apasionado como yo dirigiendo a la Selección Mexicana, quiero uno que salga portando la playera aunque el reglamento diga que tiene que salir con traje, quiero uno que llore, que grite, que se jale los cabellos, que le dé sus cachetadas a los jugadores y que deje de culpar al clima por no dar resultados.

Temo decir que me siento tan usado en el futbol que lo comparo con la política mexicana, parece que el Chepo y todos los de Femexfut son unos priistas disfrazados…

 -“Qué Narcotráfico ni que nada”
Hoy voy a tirar a la basura mis esperanzas y mis ilusiones, seguramente para recogerlas mañana…

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Al decir verdad tienes toda la razón alguien que salga que ponga el amor a la camiseta no solo pararse del asiento cuando van abajo en el marcador que sienta el amor a el equipo, que encaren que retomen la confianza todo eso tiene que ser, antes México era respetado en cualquier estadio, ahora en estos momentos ya ni en el azteca nos hacemos respetar que lastima y que decaído esta el fútbol mexicano.

Anónimo dijo...

Basandome en observaciones propias en cuanto a México y todo lo que nos ha ofrecido, no refiriendome a lo que tiene para ofrecernos, si no en lo que ha querido ofrecernos. Estoy tan desilucionado que hoy a la fecha las unicas victorias verdaderas de las que soliamos disfrutar los Mexicanos se nos van de las manos. Y mi pregunta constante es ¿Por qué nos esforzamos en decepcionarnos? Nos regalamos primeros lugares en delincuencia, obesidad, hambre e infinitos titulos nefastos. No soy fan del fut pero si de los domingos familiares, de las historias de niñes que solo acontecimientos como la copa nos brinda, una reunion familiar. México todos creemos en tí no nos quites esos pequeños triunfos que juntan familias.