31 jul. 2012

Por qué le voy a (Atlético de Madrid)


Por: Marco Damián

Papá, ¿por qué somos del Atleti? 
Esa es la frase que tienen de moda los Colchoneros en Madrid, una que enmarca perfectamente la extraña relación de amor/odio con el equipo rojiblanco.

Azotado por altas y bajas durante su historia, el Atlético de Madrid ha hecho pasar por sinsabores tremendos a su afición, como descender a segunda, justo después de que ganara el mítico doblete de la Liga. O aquel momento doloroso tan importante: perder su única final de la Copa de Europa (Champions) contra el Bayern Múnich, en el último minuto, luego de vivir la década de los setentas que fue la más fructífera de su historia.

Aún en la actualidad el equipo de Simeone es capaz de mantener una racha de más de 10 años sin ganarle al rival del derbi, el Real Madrid, y obtener tres títulos europeos en tres años con equipos totalmente distintos (¡más que los merengues en ese tiempo!). En esta temporada que terminó han acariciado los puestos de Champions, pero quién sabe si los jugadores que lograron esa buena campaña se mantengan o bien sean capaces de librarse de un vergonzoso descenso este año.

Otro eterno sufrir en el Vicente Calderón son sus figuras; ya se ha ido Fernando Torres, el Kun Agüero y Diego Forlán cuando aún eran estrellas. Hoy en día nadie puede asegurar que a principios de la temporada El Tigre Falcao continúe en el equipo, luego de ser dos veces campeón de la Europa League en forma consecutiva y el tercer mejor delantero de España. Ni hablar de Diego, que fue el cerebro pero la directiva no encuentra dinero para mantenerlo. Ya antes otros Pichichis los han abandonado sin más, como Christian Vieri que jugó esa única temporada del campeonato, o Hugo Sánchez que sólo estuvo dos para luego cambiarse al más odiado rival.

¿Por qué le voy al Atlético entonces? Aunque me divierten mucho sus victorias y hasta he sufrido sus principales derrotas, NO es porque me lo haya enseñado mi padre. Tampoco nací en Madrid y ni siquiera tuve una novia ibérica. Por lo mismo creo que no puedo decir que le voy al Atlético, pues me parecería injusto con los aficionados de mayor raíz. Sin embargo sí siento una fuerte conexión con los Pupas.

Soy aficionado a la adrenalina que provoca un equipo que un día le puede ganar al Barcelona de Messi y al siguiente perder goleado por el Betis en propio campo. Puede que también se deba a los colores compartidos con las Chivas, que sí son el equipo de mis amores, o ese paso fugaz pero certero de Luis García en los noventas. Puede ser incluso por la vergüenza que me daban las tonterías de Javier Aguirre cuando estuvo al frente del Atlético, más el deseo de ver a Gio Dos Santos en las filas de los colchoneros. 

Aunque pensándolo bien creo que es por ese sentimiento de equipo azotado por la mala suerte, de luchador eterno, o como diría el publicista que ideó la frase con la que comencé: 
“Hay gente que simpatiza más con el Coyote, aunque siempre pierda contra las trampas del Correcaminos.”

-Papá, ¿por qué somos del Atleti?

-Es difícil de Explicar, pero es algo grande, muy grande.



2 comentarios:

Invierno Nuclear dijo...

Muy bonito post. Es buenísima la frase del Coyote.

jesus derek tellez adame dijo...

es una buena descripción del sentimiento que varios sentimos tal vez solo llegamos por principio por los colores de los rojiblancos de chivas pero nos quedamos por el sentimiento que nos hicieron despertar con sus grandes y también dolorosos partido