8 may. 2012

Lo que nos toca como aficionados


Queremos que la llamada Nueva Liga de futbol esté entre las ocho mejores del mundo, porque vaya que en México existen el talento y la infraestructura necesarias para lograrlo, y que en cada jornada haya al menos cuatro partidos por los que valga la pena perderse el final de una buena serie de televisión o gastarse media quincena para ir al estadio.
Que en esta liga se reduzca el lugar de extranjeros por equipo a tres, y que éstos solo puedan ser contratados en caso de haber portado la camiseta de su selección en al menos cinco ocasiones; así aumentarían las oportunidades para jugadores mexicanos surgidos de fuerzas básicas y se evitaría la proliferación de naturalizados en el Tricolor.

Queremos una liga donde pese más la consistencia a lo largo de la temporada que una tarde de mala suerte en la liguilla. Es decir, un torneo largo cuyo campeón se decida por puntos y no a través de un playoff a la gringa. Ah, y donde no exista el colchón del porcentaje gracias al cual un equipo puede terminar al fondo de la tabla y no descender de categoría.

En resumen: queremos que los dueños de los equipos de la primera división mexicana nos ofrezcan una liga muy diferente a la que tenemos hoy día. Una liga, pues, cuya calidad nos quite las ganas de levantarnos un sábado a las 8 am para ver un juego intrascendente de la Premier League y los suspiros por las sobras que Barça y Real Madrid dejan en La Liga española.

Muy bien, pero ya que andamos de exigentes con dueños y directivos ¿no será momento de preguntarnos qué nos toca mejorar a nosotros como aficionados? 

Empecemos por lo más evidente- el fomento a la reventa de boletos y el consumo de productos pirata en las inmediaciones del estadio ¿Estamos dispuestos a dejar de comprar a revendedores, aún y cuando no haya otra forma de conseguir entradas para el partido más esperado de la temporada? Y qué me dicen de las camisetas y bufandas, gorras y calcomanías, pósters y banderas, todas ellas con el escudo del equipo, todas ellas sin permiso de portarlo, que se venden en las inmediaciones del estadio ¿Estamos dispuestos a ignorarlas y pagar hasta un 80% más por las versiones originales?

Ahora vayamos al interior de los estadios. 

¿Vamos a dejar de mostrar comportamientos que en cualquier otro contexto nos parecerían deleznables? Por ejemplo el mentarle la madre y mandar a la verga a jugadores y árbitros sin importar que en el asiento junto al nuestro haya una mujer, un niño, o una persona de la tercera edad; agredir de forma verbal o física a quienes no apoyen el mismo equipo que nosotros; arrojar objetos a manera de proyectil desde la parte alta de la tribuna; obstruir escaleras y pasillos porque desde ahí “se ve mejor”; ignorar el asiento que viene marcado en el boleto y ocupar el que se nos venga en gana aunque alguien más haya pagado por él.

Y conste que no estamos hablando de lo que sucede afuera de los estadios al finalizar el partido, pues ahí la cosa se pone peor: batallas campales entre barristas, apedreo a los camiones de los equipos, secuestro de transporte público, saqueo de comercios en las zonas adyacentes, y enfrentamientos con arma blanca que ya se cobraron la vida de un joven aficionado.

Entonces, ¿qué tanto estamos dispuestos a mejorar nosotros, los aficionados, de cara a una nueva liga que se supone será más espectacular y competitiva? 

Los dueños de los equipos ya lo hicieron. Y ahora el balón está en nuestro lado de la cancha.



9 comentarios:

Anónimo dijo...

La liga me gusta como tal... Lo que no me gusta son los albitros comprados, la mano mañosa de Televisa en cambios de horarios según les venga en gana, el puto América que te lo meten hasta por las narices ande bien o de la chingada... Me gusta el ambiente de las barras y si no quiero problemas simplemente de lejos disfruto todo el show, mentadas de madre y mandadas a la verga se escuchan en cualquier lugar y lo dicen desde la mas guarra de la colonia hasta las niñasnmas fresas del tec... Disfruto el fut del sábado en la mañana el de la tarde y el domingo a medio día, entre semana martes y miércoles es un regalomde Dios la libertadores o liga española o champions... Que viva el fútbol en cualquiera de sus formatos, ligas y lugares

Anónimo dijo...

En resumen está cabron que mejoremos...

Anónimo dijo...

Ole

Cempazúchitl dijo...

Editor: ¿Y qué me dices de los Hooligans de Liga Premier, supuestamente la mejor liga del mundo según varios comentaristas, conocedores de fut, y lectores de este tu blog¿

pepe corvina dijo...

Uy mi Cempa, necesitas actualizarte mano. Creo que los hooligans hace como 10 años que no entran a un estadio cuando hay partidos de liga premier (los precios de las entradas son prohibitivos y los clubes no se las regalan a sus barras. Es más, por eso allá ya no hay barras). A veces salen a armar su desmadre después de haber visto los partidos en la tele, pero a los estadios de primera no entran. Entran a algunos partidos de 2a. y 3a. división, pero ahi la pasión es casi nula, así que las madrizas son de muy baja intensidad. Lo mismo pasa cuando juega la selección inglesa: se juntan a ver el partido en los bares y luego -ya bien pedos- intentan ir a madrear a aficionados del equipo visitante, pero generalmente terminan teniendo que conformarse con rifarse un tiro con la tira, que los ataja y acorrala

Cempazúchitl dijo...

Pero entonces el esfuerzo no es de los aficionados, sino de la directivas y la policía que mantiene a los hooligans fuera de los estadios. Lee bien el artículo, pepe, por favor.

pepe corvina dijo...

Tu fuiste quien planteó algo no relacionado con las tareas que hipotéticamente nos toca realizar a los aficionados y te respondí, eso es todo. Ahora que si quieres una opinión estrictamente relacionada con lo que se trata en este artículo, pues estoy de acuerdo con lo enumerado por el editor. Ojalá el aficionado también tenga un nivel elevado, como el que pretendemos que tenga el torneo mexicano

Francisco dijo...

Pepe: es muy feo que discutas por chingar.
El autor dice que una liga pasa por tener mejores aficionados.
Yo digo que no: que la Liga Inglesa es muy buena a pesar de los hooligans, que son la escoria de la afición al futbol.
En otras palabras, no hay relación entre nivel de liga y nivel de aficionados.
El que llegó a hacer un punto que no tenía nada que ver co nada fuiste tú, al confundir la prohibición de las directivas y la policía a los hooligans con un comportamiento ejemplar.
Es lógica simple, pero me queda claro que con Elba Esther y el SNTE ni esos planteamientos se pueden entender.
Puedes responder, pero te aviso que te voy a ignorar porque no vas a entender. Saludos.

pepe corvina dijo...

OK Francisco, me das la razón entonces. Cuando hablo de que ojalá el aficionado también eleve su nivel, me refiero precisamente a personas como tu. Por cierto, no se trató de discutir por discutir, ni de chingar a nadie, únicamente hacer una precisión sobre el comentario de Cempa, que no guardaba relación con lo planteado, como tampoco lo guarda el tuyo, gracias