19 feb. 2012

¡Arriba las manos!



Petricevic, el croata que hasta hace un par de meses manejó a Gallos Blancos prometiendo títulos y partidos de exhibición contra el Real Madrid, no tiene el carisma ni la educación ni el dinero ni los contactos de Bernard Madoff, el famoso defraudador neoyorquino que esquilmó a gente de la talla de Steven Spielberg por una suma que supera los 65 mil millones de Dólares. Se trata más bien de un hombre al cual basta escucharlo dos minutos en una conferencia de prensa para darse cuenta que es hablador, mitómano y transa. El tipo de persona, pues, con el que uno no debería asociarse ni para poner un puesto de tortas. Ya no digamos un equipo de futbol de la Primera División. Y aún así mucha gente mordió el anzuelo...

Que un estafador de tan poca monta se haya hecho pasar por directivo de un equipo de futbol profesional no solo deja mal parada a la directiva de Gallos Blancos sino al resto del futbol de la primera división mexicana, donde por increíble que parezca te investigan más y mejor si quieres abrir una franquicia de McDonald’s que si pretendes hacerte de un equipo de primera división. Por eso en nuestro futbol no faltan dueños de dudosa reputación como Hank Rohn, entrenadores extranjeros que en su país de origen eran preparadores físicos y promotores que han encontrado en el futbol mexicano el único mercado donde les pagan oro por sus costales de arena.


El periodismo deportivo tampoco sale bien librado pues fuera de un puñado de profesionales de la comunicación, los diarios y medios electrónicos están secuestrados por embaucadores que no le aportan nada a nuestro futbol. Por el contrario lo empobrecen con notas amarillistas y superficiales al estilo “Ventanenado”, análisis aburridos donde se explica lo evidente, programas donde abunda el pastelazo, y lo peor de todo: narraciones donde la estridencia intenta suplir la falta de espectáculo, o el albur pretende ser tan importante como lo que ocurre dentro de la cancha. 

Puede sonar duro, pero el futbol mexicano está lleno de estafadores.

Demos gracias que el último fue un mequetrefe como Petricevic. Y roguemos porque el siguiente no sea un tipo astuto como Madoff.

3 comentarios:

fre dijo...

A mí todavía me indigna ver este tipo de personajes como directivos, pero me indigna más ver como se ha llenado el fut mexicano de chaqueteros en los medios (cosa que era exclusiva de Televisa); por lo menos en ESPN se puede escuchar narraciones y comentarios sobríos. Igual de malo, es que hasta eso hay que pagar extra.

Cempazúchitl dijo...

Aquí está Ze-Mamón (José Ramón Fernández) apoyando a Petricévic: http://espndeportes.espn.go.com/news/story?id=1467456&s=mex&type=story

gorubu dijo...

Bueno, tampoco olvidemos que el resto de los socios del Querétaro no curten mal las baquetas... Se juntaron el hambre y las ganas de comer