14 may. 2011

POR QUÉ LE VOY A (TIGRES)

Por: Daniel Salinas Basave

NACIDO EN EL AÑO DEL TIGRE
Se es Tigre por la eternidad, en cualquier circunstancia y en todo estado de la mente. Mis convicciones políticas han cambiado, mis objetivos y metas en la vida se modifican constantemente, pero mi amor a los Tigres de la UANL es infinito e inmutable. 

Nací siendo católico, pero desde hace mucho soy ateo. A los 18 años voté por el PRD y ahora voto por el PAN. Antes usaba botas, ahora uso tenis. Mi pelo me ha cubierto la espalda entera y he estado rapado al cero absoluto. He disfrutado lo mismo Reykjavik en noviembre que La Habana en junio y el Réquiem de Mozart me prende tanto como Iron Maiden. Estas son mis convicciones. ¿No le gustan? No se preocupe, aquí tengo otras. La frase de Groucho Marx es aplicable a algunos aspectos de mi vida y al igual que Sabrina, personaje de la Insoportable levedad del ser, encuentro un ácido y delicioso saborcillo en la traición. Pero hay en el mundo una convicción, una causa que nunca traicionaría: Ser Tigre.

Tigres y yo hemos crecido de la mano. Yo nací el 21 de abril de 1974, año chino del Tigre. Un mes después, mi equipo ascendía a Primera División venciendo a los Leones Negros por global de 3-2. El día 13 de julio, cuando yo tenía dos meses y 22 días de nacido, Tigres jugó su primer partido en la Primera División y fue nada menos y nada más que contra la mierda rayada. Juanito Ugalde anotó el primer gol Tigre en Primera División y el primero en la historia de los clásicos. 3-3 marcador final. Desde entonces a la fecha he tolerado de todo, incluido un injusto descenso a la Primera A en 1996, el año que fuimos campeones de Copa contra Atlas. Un retorno meteórico y sigue la mata dando.

¿Cómo explicar la eternidad? Podría cambiar de nacionalidad, podría empezar a creer en algún dios, dejar el periodismo, pero jamás, jamás dejaré de ser Tigre. Para mí el futbol se divide en Tigres y el resto. Con Tigres soy un simple aficionado irracional que es capaz de torturarse con juegos pésimos o simplemente soporíferos y aún así seguir apoyando incondicionalmente a su equipo. Tigres no me ha convencido en miles de juegos, pero esto va más allá de una afición. En mi fase Tigre no me precio de ser un conocedor, sino un vil hooligan barrabravero que se parte el alma por su equipo. 
Con el resto de los equipos del planeta (con excepción de las rayadas al que odio con fervor), me precio de ver el futbol con mentalidad de director técnico ajeno a toda pasión.
Disfruto mucho cuando los intelectuales se sienten ofendidos con mi intolerante personalidad hooliganesca. Disfruto saber que les ofende saber que prefiero un juego de los Tigres a una novela del sobrevalorado Bolaño o una pieza de cine de arte. Disfruto que me digan fanático e irracional, lo cual es un pleonasmo. Todo fanatismo es irracional y yo soy fanático de los Tigres. Me asumo como tal. No soy un aficionado consciente o analítico. Cuando juegan otros equipos, incluida la sacrosanta y patriotera Selección Mexicana, me dedico a disfrutar el futbol y soy realista en su análisis. En esos casos me gusta mirar el futbol con ojos de estratega. Pero cuando Tigres juega, la razón es sepultada. Soy simplemente su intolerante barra brava y sólo pienso en ganar al costo que sea. 


Mi afición por ese equipo no se basa en la razón o la cordura. No me hice Tigre como resultado de la lectura de un discurso dialéctico o un catecismo. Miles de millones de personas se han matado a lo largo de la historia defendiendo un concepto tan abstracto e irreal como una religión o un credo político. Cuerpos de carne, hueso y sangre inmolados en el altar de los ismos y las ideas abstractas. Si la gente se mata por soberanas pendejadas como esa, ¿qué hay de malo en que yo me rompa la madre por una camiseta?

Se que es absurdo empeñar buena parte de la energía y las endorfinas en una camiseta que hace 30 años no gana una liga en Primera División, pero igualmente absurdo es matarse por una religión o por un partido político o enajenar la vida entera como esclavo de una empresa. La vida en sí, es absurda y el absurdo no tiene categoría. Tigres es, en definitiva, mi absurdo favorito. 


12 comentarios:

Anónimo dijo...

Eso sí que es masoquismo: Reykjavik en noviembre es un refrigerador, e irle a Tigres...

Carlos dijo...

Excelente entrada, la mejor que he leido del porque le voy a...

Anónimo dijo...

Pinches tigres mediocres, a pesar de los miles de descerebrados que le son fieles, son un equipo igual de amargo y desangelado que los tecos de la uag. Es más, ni siquiera se entiende que jueguen en primera división! Al descender el el '96 deberían haberse quedado ahi, la segunda es su categoría natural. Mejor que suban equipos que si tengan huevos, como el León o la U.de G.

Anónimo dijo...

Si tuvieran guevos estarian, excelente post...

Huguito dijo...

La mejor entrada del blog desde hace tiempo. Ya es hora de que dejen de escribir con las patas y dejen de "intelactualizar" al panbol (i.e. por que le voy a los PUMAS).

Anónimo dijo...

¿Cuál de todas las de Pumas? La del chavo que se quiere suicidar es una joya

Anónimo dijo...

HUGUITO, que tu seas un retrasado mental que lo único que ha leído en su vida son historietas y por eso no entiendes los textos "intelectualizados" es tu problema. Además, aca el único que escribe con las pezuñas es el tal neb y el guey que escribió esta chingadera que a ti te parece la mejor

Huguito dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Huguito dijo...

¿Retrasado Mental ? Ji ji ji. Supongo yo te habrás sentido aludido de alguna forma. No es un ataque contra este o aquel autor, antes había mejores entradas, con el tiempo el "blog" ha ido decayendo en calidad. ¿Cómo sabes que si y que no he leido? En fin, el problema de dichos textos radica en que son pretenciosos, lo cual provoca que estén mal escritos y así, al final no logran su cometido. Es por eso, que este "post" es bueno, su autor parte de lo más básico identificarse como aficionado y jugar alrededor de ello sin querer llegar más lejos. Ni si quiera llego a leer historietas (me rebasan), sólo veo los dibujitos.

Anónimo dijo...

CAYEN AL PENDEJO QUE HACE MALOS COMENTARIOS DE TIGRES SERA QUE SEA UN AMERICANISTA PUTO FUSTRADO

Anónimo dijo...

Ti-gays bola de pendejos. Ya les hacia falta, pues gastar dinero a lo puro idiota esta cabron. Nadie como el equipo mas digno del futbol mexicano. El equipo de la cantera y no de su cartera. LA VERDADERA Y UNICA ***U**** DE MÉXICO.

Saludos y disfruten de su triunfo por que el siguiente sera en el 2041 (si no es que mas) ja ja ja ja ja.

Anónimo dijo...

Cachetada con guante blanco.Somos a prueba de todo.Como dice alguna canción por allí."Quererte a ti ,es haber perdido el miedo al dolor".Pudo haber sido el equipo mas aburido,el que te hace sufrir mas,el de mas derrotas,y todo lo que le encuentres pero allí estuvimos ,sin abandonarlo con la excusa de "la exigencia",siempre hacia adelante con fé.Entendimos que los campeonatos no se ganan con dinero y se hicieron mejores contrataciones a todos los niveles,se impulso al equipo hacia el frente,llegaron canteranos a ocupar puestos en cada una de sus líneas y en la liguilla llegaron a participar siete en un mismo partido.Y ahora es el mejor equipo de México ,lo dicen los puntos,lo dicen los premios a lo mejor,lo dice el campeonato y quien no lo reconosca esta en todo su derecho.