26 abr. 2011

DE NADA, MOURINHO

Por: Juan Carlos Bracho

Era viernes 15 de abril, un día antes del primer derby de los 4 que se iban a jugar en fila, y un compañero de trabajo ya tenía el gesto desencajado. Sobretodo después de que dije: “Mañana no gana el Real Madrid, pero me late que van a ser campeones de la Copa del Rey”.

El día de la final, miércoles 20, se nos concedió la tarde libre así que a las 2 en punto me subí al auto para regresar a mi casa. Tal prisa me extrañó pues no soy partidario ni del nuevo despotismo culé ni del efecto Disneylandia que el Madrid genera en sus aficionados. “¿Por qué me interesará tanto ver el partido?”; la respuesta la obtuve rápido pues conozco mi ego… quería saber si mi pronóstico sería acertado.

Llegué a casa a los 10 minutos de empezado el juego y descubrí que a mi padre ya le pesan los años, pues a pesar de que fue él quién me inculcó mi obsesión por el futbol estaba en la sala atendiendo no se qué otra cosa y con la televisión en el canal 2 (para no variar). Sin decirle agua va tomé el control y puse el partido. 

No pasaron ni 10 minutos para que mi estómago diera un vuelco, la amargura me llegara a la saliva, y una pulsión poderosa me dictara mandarle buena vibra al Barça. Al grado que hasta Mascherano me cayó bien. Vaya hasta me sentí Zlatan y veía guapo a Piqué. Cuando el árbitro pito el final del primer tiempo y apareció la imagen de Mourinho, me levanté con desparpajo y le sentencié a mi padre (era mi única audiencia): “Cómo me asquea ver los partidos de éste cabrón”.

Hoy, 26 de abril, me encuentro con una nota sobre la forma en que ese AMLO versión portuguesa critica a Guardiola. 

Lo peor es que "The Special One" lleva las de ganar pues ha sido mejor que Pep en los últimos dos partidos.Vamos, no se puede calificar más que como una genialidad el haber puesto a Pepe en media cancha para que destruyera la gestión de Xavi y haber mantenido a Di María para que explotara la espalda de Dany Alves. Pero eso no quita que ODIE a Mourihno, ese "puto amo, puto jefe" que con un aire de insoportable superioridad ve a Guardiola como si fuera un simple utilero.

Cómo quisiera escupirle. Desafortunadamente sé que si lo tuviera enfrente y le mentara la madre él seguramente se acomodaría su corbata de 10 mil dólares y con una sonrisa me diría: “Muchas Gracias”.  

2 comentarios:

Ramón Carbonell dijo...

Me cago en el hijoputa de Murinho y en todos sus comentarios

Visca el Barça!!!

nereus34 dijo...

La verdad, eso haría el cabrón de Mourinho ante una mentada de madre, y lo peor es que lo diría con una sonrisa.