23 mar. 2011

POR QUÉ LE VOY A (NECAXA)

Por: Jacobo Zárate

Creo fielmente que la magia de un primer amor consiste en la ignorancia de que pueda tener fin, creo que es una buena mezcla entre locura y curiosidad; eso es lo que te pasa con el Rayo, aprendes a amarlo, y más allá de eso te conviertes en el sumiso enamorado que daría mucho más que la vida por ese amor. 

América, Chivas, Cruz Azul, Pumas, es fácil, ser aficionado de aquellos “grandes”, es muy simple, puedes olvidarte de ellos por 6 meses y después mostrarte como un hincha apasionado cuando entren a la pelea por un título. El Rayo no te permite eso, si eres de Necaxa sabes que no puedes darte esos lujos, que tenemos que apoyar en todos y cada uno de sus juegos. 

Puedo presumir de tener un enamorado que sobrepasa las malas rachas, tuve la bendición de verlo campeón en tres ocasiones en la primera división, de ver su extraordinaria participación en el primer mundial de clubes. Sufrí, lloré y me enojé ante la impotencia de ver cómo lo llevaban a Aguascalientes, ni hablar de ese fatídico día en el Azteca cuando descendíamos todos juntos equipo y afición a la división de ascenso, pero igual fui de los privilegiados 200 aficionados que festejamos en el Ángel de la Independencia el regreso a la primera división sin haber cumplido siquiera un año en la división de ascenso. 

Sí, soy un necaxista al que no le importa viajar a Guadalajara, Puebla, Querétaro, Toluca o incluso meterse entre las “barras” más duras de Ciudad Universitaria con tal de mostrarle a mi amor que aquí sigo. Soy testigo de la invasión necaxista al estadio Azul hace unas cuantas semanas y posiblemente su mejor promotor. 

Se escucha risible e incluso puede serlo, pero es la verdad: Necaxa es el equipo de la minorías ilustradas. No falta la broma cuando en una reunión o en una comida manifiestas tu afición por el rojiblanco, pero ¿saben algo? eso es lo que te hace más especial. No somos cualquier afición, sufrimos más de lo que tal vez gozamos y podríamos considerarnos masoquistas, pero el amor que no se sufre no es amor. 

Soy necaxista y moriré siéndolo,  fue de escasos 5 años cuando el rojiblanco se metió a mi corazón y jamás lo he dejado salir. Es mi equipo, un equipo sin maquillaje, sin falsas pretensiones, un equipo real, un actor imprescindible de la historia del futbol mexicano. A nosotros la pasión nos entra por los ojos y nos sale por la garganta. No dejaremos de gritar nunca y aunque quedemos un segundo sin aliento tenemos toda la vida para alentarlos. Somos uno solo. Somos el rayo, ese equipo que escribe historias, ese equipo que nadie puede odiar, el que siempre está presente, el que es fiel a su afición, el que no promete títulos pero jura corazón. Y en pos de ese corazón no volveremos a sufrir un descenso, que quede claro. NO nos vamos a ir, estamos aquí, en pie de guerra, vitoreando cada jugada y cada balón que bese las redes. Amo a mi equipo y ese amor nadie me lo va a quitar, es lo mejor que me ha pasado en la vida luego de la vida misma. 

Rían, tal vez somos el único equipo que saluda a su afición de mano, pero cuantos no quisieran estrechar la mano de Alex Aguinaga, Ivo Basay, Sergio Zárate y otros más. Acúsome de ser rayo y de tener por bendición algo más que 11 hermanos, cómplices de mi pasión y caballeros en mi dolor. Que llueva, truene y relampagueé, es el augurio de la grandeza de un equipo que más que en el corazón, se lleva en el alma. Le voy al Necaxa porque la vida sin el amor verdadero, no tiene caso vivirla.

¡FUERZA RAYOS!

5 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buen articulo, creo q no hay mejor descripcion sobre los q somos rayos d corazon...
x cierto m tome la libertad d publicarlo en mi face saludos

Manuel Limon dijo...

Excelentes lineas...por eso soy Necaxista...de corazon y hasta que dios quiera...Fuerza Rayos...

@ldo_Herrera dijo...

Wow! Me pusiste la piel "chinita" con este texto, pibe! Yo también comparto ese gran amor por el Necaxa, y créeme, al leer el texto realicé un viaje en el tiempo y recordé todos esos bellos momentos que pasé junto a mi padre viendo como esa gran camiseta albirroja se impregnaba de gloria. Por todas esas viejas glorias, y por aquellas que seguro pronto llegarán... FUERZA RAYOS!!!

Anónimo dijo...

Sin duda somo pocos pero fieles de principio a fin yo solo recuerdo que soy necaxista desde que tengo uso de razón.

Enrique Espino Flores dijo...

Y hoy a poco más de 5 Años de esta publicación, estamos a 7n paso de una final de la ahora llamada Liga MX.
Fuerza Rayos !!!⚡⚡⚡