22 oct. 2010

AMÉRICA-CHIVAS: UN PARTIDO CUALQUIERA

¿Superclásico? Por favor… hace mucho tiempo que América-Chivas dejó de ser el partido más importante del futbol mexicano para convertirse, si acaso, en una infumable tradición familiar como ir a misa el domingo a mediodía, ver alguna película del “Inmortal” Pedro Infante y comer conchas con nata en casa de la abuela. No es casualidad que al paso de cada temporada Televisa tenga que redoblar esfuerzos para promocionar lo que durante años fue una de las joyas de su programación deportiva. Pero ni los conductores de sus noticieros matutinos, las edecanes de nalgas operadas en sus programas de concurso, los periodistas bien “relax” como López Dóriga (lo odio) y su inagotable cantera de comediantes que dan pena, todos ellos vestidos con camisas amarillas o de rayas rojiblancas, han sido capaces de recuperar la polémica y el interés que alguna vez despertó este partido. 

El “Clásico de Clásicos” nació en una cancha de futbol, no fuera de ella, y durante décadas no necesitó promocionales como los de Televisa o desplegados como los de Vergara para encender la hoguera.  Bastaban las declaraciones de técnicos como Marcos, Roca y Alberto Guerra, así como las batallas campales donde el odio deportivo no se quedaba en simple declaración, para que el América-Chivas fuera el partido más esperado de cada temporada. Hoy hasta un Morelia-Cruz Azul despierta más morbo... y no mata de hueva a nadie.


5 comentarios:

Patitas de Perro dijo...

Cuando era niño mi padre le iba a las chivas!, por tradicion tenia que tener por rival a los americanistas, me toco ser un niño en la epoca de oro del clasico, esa fue la epoca de oro tambien del america cuando gano mas adeptos a sus filas, ochentas, principios de los noventa.

Casi olvido por completo el clasico!

Arriba los Pumas!!

Ex fan dijo...

PFFFFF hace mucho que lo único que provoca son bostezzzzoooosssssszzz, no hay nada más aburrido que el clásico. No emociona a nadie, ni siquiera a los fanáticos, se juega porque se tiene que jugar punto!
Mejor veamos el futbol español, tiene mucha más onda, mucho más caché!! Ahora deberé de irle al Relma?

Huguito dijo...

Justo ese es el punto, no nació en las canchas.

gorubu dijo...

Tuviste voz de profeta Mi buen Marco: tan cualquiera que resultó un perfectamente olvidable 0-0, como tantas otras ediciones que acaban en empates insípidos con pocos goles o sin ellos. Es una pena... pero desde que empezaron a ir y venir jugadores de un equipo a otro, la rivalidad se fue diluyendo hasta desaparecer. Ni siquiera el conato de bronca iniciado por Cuauhtémoc Blanco hace algunas temporadas (por ahi del año 2000) o el haberse enfrentado en liguilla hace tres temporadas, después de muchos años de no ocurrir, pudieron reanimar al moribundo; de ahí que ahora se encuentre desahuciado y en terapia intensiva en los estudios de Televisa, donde por más que intentan no logran despertarlo del coma profundo que presenta. A propósito: una liga sin clásico no es liga. Como siempre insistimos: urge que se cambie el sistema de competencia, o mejor dicho que se implemente un sistema de competencia. Renovarse o morir...

Cempazúchitl dijo...

El "sistema de competencia" no tiene nada qué ver. Simplemente surgieron otras rivalidades (UNAM - Chivas, UNAM - América, UNAM - Cruz Azul, Tigres - Monterrey, Atlas - Chivas) que hacen que el clásico ya no sea lo que era. Y esas rivalidades deportivas surgieron y tomaron fuerza por cambios sociales en el país.