28 jul. 2010

"O PENALINHO FALLADO"

Por: Gabriel Rodríguez Liceaga (NEB)

1.     También extraño el Mundial pero… en cambio, hablaré a favor del futbol mexicano. Obvio. Porque aunque en las ligas europeas se efectúan partidos exageradamente buenos… a mí no me mueven emoción alguna. Ni siquiera envidia. No me siento ligado desde mi infancia a ninguna escuadra lejana, no siento afecto por ninguna estrella millonaria, ni quiero su nombre y número escritos en mi lomo. Me da cosita ver a babosos de Polanco con camisas del Barcelona, desconfío de un fanático del Chelsea o de la Roma. La pasión por el fut internacional no posee raíces, es un entusiasmo muy actual y por ende insubstancial. Seguir la supervaluada Champions League era imposible antes del Internet y la disque gregaria globalización. Bah.
A mí me entusiasma regresar el sábado al Estadio Azul. Me emociona mucho saber que el 2 de octubre (que no se olvida) hay un nuevo América vs la máquina celeste y quiero ir a la cancha ese día para gritarle a Ochoa:  “coneeeeeeeeeeeeeejo”. Me alegra saber que el Atlas lleva medio siglo sin logros alguno. Ya quiero ver a Miguelito Sabah anotando goles sin que nadie lo lauree. Y al Necaxa y al San Luis demostrando que no le regalan puntos a su hermano. Y quiero fletarme un insufrible Tecos contra Querétaro para sobrellevar una cruda antológica. 

Porque el futbol nacional es con lo que he crecido y es lo que traigo en las venas y en la memoria.

2.     Ningún equipo debería cambiar de estadio. Es como trasladar cadáveres de panteón a panteón. Lo que muere en la mudanza del Jalisco al Omnilife es irrecuperable. Es como extraviar o nunca conocer un poema de Borges. El que sea.

3.      A toro pasado: todas las decisiones en Sudáfrica 2010 fueron mal tomadas. Todas. Aguirre es el peor mexicano de principios de siglo. El Guille ni siquiera es mexicano. Hay que entender que en la selección mexicana ya no puede haber jugadores (ni dt´s) que no hayan escuchado a Cucho el de Don Gato hablando como yucateco. Así de pinche fácil.

4.     Me voy a la cama sabiendo que el Chícharo metió dos goles jugando una cantidad de tiempo ridícula en el World Cup. Los cuatro campeones de goleo metieron cinco nomás. Estoy seguro que, de ser titular, Hernández hubiera sido también campeón de goleo. Igual nos hubiera eliminado Argentina pero él hubiera estado en la lista de valiosos romperredes. Ojalá le vaya bien en UK. Es más: que a él le vaya bien allá aunque a mí me vaya mal aquí. Aunque a ti te vaya mal aquí. En este caso somos lo de menos.

5.     El campeonato de España nos debería de dar pena propia. Pena de la mala. Esa nación hace pocos años era presa de una dictadura militar y a base de chamba y metas serias consiguieron un campeonato que ni celebraron tanto porque están acostumbrándose a la gloria.

6.     A su vez, el discurso de despedida del club merengue de Raúl debería de darle envidia a todos los futbolistas que frente al micrófono apenas si consiguen conjugar un verbo.

7.     La sangronada de poner dos árbitros más (uno por área chica) el próximo certamen es una perfecta tontería. Ahora, en vez de que se equivoquen cuatro referís se equivocaran seis.

8.     Reincido: extraño el mundial.

Como dice mi broder Miguel: cuando Maxi Rodríguez metió el gol en Alemania inmediatamente nuestras mentes se fueron a Sudáfrica.

Cuando Osorio le entregó la pelota al goleador del Real Madrid en el área chica, nuestras mentes viajaron a Brasil.

El problema es que los aficionados no nos estamos haciendo más jóvenes.

Y más problema es que sí nos estamos haciendo cada vez gente más triste.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

muy bueno NEB

concuerdo en la mayoría de los puntos de este post, excepto en el primero...


el comentario de tu carnal estuvo poca madre, ya te habías tardado wey

Gustavo Torres dijo...

Ahora sí, totalmente de acuerdo, TOTALMENTE. Felicidades y saludos.

artemio araújo de oliveira dijo...

Ya Neb, no pretendas lo que no eres y no quieras alcanzar aquello para lo que no estás preparado. Es decir, no seas pretencioso. Además, en portugués fallado se diría "errado", refiriéndose al penal. Vocé errou, comprende menino? Agora, a gente va falar de futebol, cai fora

Francisco dijo...

Lo mejor del artículo: "Hay que entender que en la selección mexicana ya no puede haber jugadores (ni dt´s) que no hayan escuchado a Cucho el de Don Gato hablando como yucateco. Así de pinche fácil."

El George dijo...

tienes razón ... cada vez los aficionados nos hacemos más tristes .. el domingo vi el partido de futbol de las niñas en el mundial ... al final del partido ... pasaron una imagen de una niña jugadora Mexicana con los ojos con lagrimas y cara triste ... y vi en ella el reflejo de todos nosotros a los que nos gusta el futbol ... y me pregunté ... cuando será el día que esas lagrimas en lugar de tristeza , sean de felicidad ??

La Concordia dijo...

Enorme post...

El futbol mexicano te gusta o no, FIN. No hay más, es con lo que vives, te juro que me gustan un chingo las francesas y las alemanas, pero ni pedo, mi vieja es mexicana y la quiero.
Aunque si, eso no significa que no busque euro porno y esas cosas tán chulas.

abretesesamo dijo...

Acaso no todos extrañamos el Mundial?.

Me dan asco todas las cadenas deportivas que, despues de la final, pasaron a lo siguiente, no repitieron el partido, no nos dieron ni siquiera un resumen de los goles. Para ver a Donovan metiendo ese gol contra Argelia o al chicharito vs Francia o el ultimo recurso de Suarez hay que mendigar videos en internet.