14 ene. 2010

TORNEO TELONERO


Si algo nos sobra en este país es imaginación. Por eso es penoso que al torneo que comienza este fin de semana lo hayan nombrado “Bicentenario 2010”. Como si no hubiera suficientes puentes, banquetas, plazas, edificios públicos, arco (¿en serio es un arco?), escuelas, carreteras, pasos a desnivel, segundos pisos, panaderías, bares y microbuses que se llaman así.

Además, pequeño detalle, la final se estará jugando al menos 3 meses antes del 16 de septiembre por lo cual uno no puede dejar de preguntarse cómo llamarán al siguiente torneo ¿Bicentenario Bis? Da igual. Al fin y al cabo en años anteriores Comex pagó un dineral para que los torneos llevaran su nombre y fuera de algunos comentaristas bien portados todo mundo los seguía llamando Apertura o Clausura. Lo mismo sucede con la Premier League a la que nadie le antepone el Barclay’s, o la Liga española que nadie llama Liga BBVA.

En el caso que nos compete no estoy dispuesto a llamarlo Torneo Bicentenario a no ser que un nombre así de rimbombante garantice un espectáculo tan fastuoso como los próximos festejos patrios. Tarea nada fácil, sobretodo si tomamos en cuenta que el torneo que precede al Mundial es como el grupo abridor en un concierto de U2. Se apagan las luces y sobre el escenario Villa y el Bofo, Cabañas y de Nigris, Sambueza y Palencia dan su mejor repertorio; gracias muchachos, pero lo que uno quiere ver es a Messi y a Drogba, a Brasil, España, Inglaterra y la selección mexicana.

Faltan cinco meses para que llegue ese momento. Ojalá no sean eternos.

No hay comentarios: