21 sept. 2009

Ricardo, Villa y otras maldiciones de la jornada 9.

1- Cruz Azul, todavía no te acabo de creer. Tengo muchos amigos cementeros y a todos les has hecho lo mismo: los cortejas con tus contrataciones, los seduces con buen futbol y los emocionas con un título que no llega desde hace 12 años. Cuando más ilusionados están, cuando se visten de gala para salir a festejar el campeonato, los dejas plantados como novias de pueblo. Esta temporada ¿con quién vas a perder en cuartos de final? Andas jugando tan bien que seguro te eliminan los Tecos.



2- Los equipos hacen a los estadios y no al revés. Guadalajara fue antes que el Estadio Jalisco, así como el América antes que el Estadio Azteca. El Real Madrid es más grande que el Bernabéu y el Barcelona estará siempre por encima del Camp Nou. Cuando el estadio es la razón de ser de un equipo, el cuadro en cuestión está condenado al olvido. Sucedió en el Stade de France de Saint-Denis con un conjunto profesional de Rugby; en el Estadio Joao Havelange de Rio de Janeiro con el mítico Botafogo; y en el maldecido Corregidora de Querétaro con Gallos Blancos. Si los directivos no entienden que es la afición queretana y no el estadio mundialista quienes merecen un equipo de primera división, los Gallos volverán a ser anfitriones de Irapuato y Veracruz en vez de América y Toluca.




3- Siempre fui Lavolpista. Siempre. Sobretodo en la época en que el futbol mexicano sólo tenía dos sopas: a) la escuela del argentino caracterizada por el dinamismo, el juego ofensivo y el respeto al espectáculo por encima del culto al resultado. b) la escuela de Lapuente donde importa más darle a la directiva un 1-0 que regalarle a la tribuna un 4-4.

Lavolpe hizo del Atlante y del Atlas equipos espectaculares con nombres modestos, mientras que con Toluca supo traducir en una mayor cuota goleadora el buen juego que desde hacía temporadas tenían los choriceros. Jugando así sólo ha ganado 2 campeonatos en 25 torneos.

Lapuente levantó muertos: Puebla, Necaxa, Atlante y América. A los de la franja los convirtió en un equipo ordenado y efectivo. Al Necaxa le dio la portería más difícil de traspasar en los 90. Luego salvó al Atlante del descenso con una formación 8-1-1 y resucitó a un América que parecía no poder ganar nada con una formación un poco más ofensiva: 7-3-2. Jugando así ganó 5 campeonatos en 25 torneos.

Dirigiendo a la Selección Nacional los dos arrojaron promedios de efectividad muy parejos (Lapuente 49%, Lavolpe 53%) en casi la misma cantidad de partidos. A mi me llenaba más el Tri de Lavolpe. Sin embargo la selección más goleadora en un Mundial ha sido la de Lapuente - 8 goles en 4 partidos de Francia 98.

Hoy en día uno de ellos está sin chamba y el otro se ha vuelto loco. Uno puede salir a la calle sin que  le menten la madre mientras el otro no podría caminar más de dos cuadras sin salir atropellado. Uno es tan gris como su estilo de juego; el otro es más esquizofrénico que el desempeño de sus últimos equipos. Uno casi no habla y el otro tiene incontinencia verbal. Uno nos ha heredado a Raúl Arias. El otro a Romano, Guzmán, Herrera, Cruz. Uno no hace falta en nuestro futbol. El otro, aunque sea el entrenador más odiado de aquí hasta la Patagonia, sí. Por el bien del torneo local, ojalá Ricardo que levantes.



4- Chivas, Tigres y Jaguares: guácala.

9 comentarios:

Elhomar dijo...

Muy cierto, prefiero el fut bol de lavolpe, al igual que el que exhibiera hans westerhof (se escribe así?).

Anónimo dijo...

Lavolpe tiene lo que se merece. El tipo es buen técnico, ni duda cabe, pero está cosechando toda la soberbia y amargura que sembró durante años. Por mi que se vaya del país a dirigir a Costa Rica.

Moka dijo...

Tan chafa estuvo la jornada que iwal o peor quedó este post

Julio Alvarez dijo...

La jornada fue mala pero no así el artículo. Me parece interesante lo de Querétaro aunque discrepo totalmnte con la defensa a Lavolpe. El tipo es un pesado que se ha ganado todo el odio que tiene encima.

Francisco dijo...

Si lo que dices del artículo es cierto, ¿la selección está condenada al olvido y al fracaso recurrente
(estoy asumiendo que "el equipo de todos" depende del Azteca para ganar e ir a los mundiales)?

Marco Dávila dijo...

La Selección Mexicana existió mucho antes que el Estadio Azteca. Cuando el Azteca apenas se estaba construyendo México ya había jugado en cinco Copas del Mundo. Antes de que se concluyeran las obras de Santa Úrsula el Tri jugaba de local en CU, y mucho antes que eso en el Estadio Azul y el Parque Asturias.

Atlantista dijo...

Lapuente salvó al equipo del descenso en la promoción, no en la campaña regular. Aún con un equipo con Arangio, Carmona, Abundis y demás estrellas de aquella época fracaso a lo grande y a manos del América que a la postre sería campeón.

J. Lüver dijo...

No soy celeste, pero yo siento feo cuando pasa, cuando están tan cerca, cuando ya cási la tocan, y llega el barrendero y los confunde...

Anónimo dijo...

Me encantó el artículo sobre Lavolpe y el otro señor. Creo que uno debe juzgar a las personas por su desempeño en lo que hacen. A mí ¿qué más me da si Lavolpe se vuelve loco en los micrófonos? Su trabajo es dirigir fut. Lavolpe es un buen técnico tiene un equipo que no le está dando resultados porque hay una directiva en quiebra que no le paga a la gente.
Lo que para uno es un hobbie de fin de semana para ellos es trabajo y hay que pagarlo puntual.