9 jul. 2009

PENA AJENA (México - Panamá)



Torneo regional a nivel selecciones. Tres expulsados. El entrenador del equipo a vencer tirándole un remedo de patada a un jugador rival que descolgaba por la banda. Tímida, inofensiva, pero a fin de cuentas patada. El jugador respondiendo la agresión y al ser expulsado no queriendo salir del campo. La multitud que revienta las tribunas arrojándole vasos de cerveza, botellas de plástico y cuanta mierda tengan a la mano. El entrenador del otro equipo pidiéndole a sus jugadores que se retiren del campo y se vayan a las regaderas. El árbitro consultando a sus abanderados y a una mujer fea como Elba Esther cómo destrabar una situación que jamás había enfrentado. El reloj señalando cincuenta y tantos minutos de la segunda mitad más 10 de tiempo agregado. El marcador 1-1 y el futbol bien gracias. Ese no vino. Se quedó en FoxSports donde transmitían la Recopa Sudamericana. Se quedó en una de las tantas canchas de futbol rápido que iluminan las noches del DF; en cualquier consola que tenga Fifa 2009; en un parque cuyos árboles alineados sirvan para jugar gol-para; en la mesa de futbolito de mi anterior trabajo y en las porterías de suéteres sobre el patio de una escuela.

Podemos echarle la culpa a la Concacaf, al árbitro o a los panameños, pero la falta de futbol en este juego así como sus episodios vergonzozos tuvieron más verde que otra cosa. Y es para dar pena ajena.

En el partido eliminatorio contra El Salvador la burla y el desprecio que mostramos hacia los centroamericanos fue mayúsculo. Pinches nacos, les decían, porque la afición del Cuscatlán se comportó como jauría. Típico de nuestro país: criticar con rabia lo que reconocemos cada vez que nos vemos en el espejo.

La buena noticia es que hay muchas cosas que se niegan a separarse de la selección nacional como por ejemplo la esperanza inagotable de que el siguiente partido será mejor, el apoyo incondicional de los aficionados y la obsesión por ganarle a Estados Unidos.

La mala noticia es que la descalificación del Mundial también es una de ellas.

En fin, crucemos los dedos para que contra el siguiente país la selección nos regale un partidazo. Como se llama Guadalupe tal vez se nos haga el milagro.

5 comentarios:

Lola dijo...

Buenísimo...para una mujer como yo que no sabe mucho de futbol, lo de ayer fue suficiente para darme cuenta no sólo del nivel de futbol que hay en la región, sino del nivel de espectadores que puede haber en un estadio. Demostraron los "aficionados" su gran respeto al deporte que tanto los atrae, al aventarle botellas y vasos a los jugadores del equipo contrincante... Parecía una pelea de mercado. ¿Y así queremos ir a Sudáfrica? Penoso de verdad...

Guillermo dijo...

No fue una patada, acaso un choque. Imprudente, sin duda, pero no hay que exagerar, que eso sólo lo hagan los medios. Es cierto que no hay buen futbol, pero creo que hay que tener paciencia y darles tiempo. Hasta el momento, lo único que puede ser culpa directa de Aguirre es la convocatoria, porque es evidente que faltan jugadores que sí estarán en la eliminatoria y en el Mundial. Pero esto no significa que por eso jueguen feo, o que no ganen, pues está demostradísimo que ningún jugador mexicano ha hecho una diferencia notable desde hace mucho. Ni siquiera Cuauhtémoc, sin duda el mejor -- junto a Márquez -- ha podido contagiar su carácter y mucho menos su calidad.

mancini dijo...

Y el inutil y orangutan de manuel vidrio en vez de hacer algo positivo por primera vez en su vida lo que se le ocurre es irse a los empujones.
Que les quiten la representacion de seleccion nacional a esas bestias. Nosotros no somos tan vulgares ni corrientes.

GERMAN MTZ dijo...

CON ESTO TOCAMOS FONDO. POR MAS OPTIMISTAS QUE QUERRAMOS SER NO SE VE POR DONDE PODAMOS CALIFICAR AL MUNDIAL. Y LA VERDAD ESO NOS HARIA MUY BIEN.

Mario Aguirre dijo...

Hola, gracias por visitar mi blog y sus comentarias, especialmente a Marco Dávila. Por supuesto que me encantaría aceptar la invitación de colaborar algún día con un artículo. Estoy a sus ordenes y lo que se les ofrezca, soy todo oídos. Igualmente, me gustaría invitarlos también a escribir algo en mi blog. Saludos. ¡Sigan con ese buen trabajo!