19 dic. 2009

¿Nacidos para el Panbol?



Hace mucho tiempo que el fútbol dejó de ser un deporte que todo mundo puede practicar. Al menos, claro está, a nivel profesional. Porque no es lo mismo jugar unas coladeritas o un gol-para, a jugar en las mejores ligas del mundo.

En las primeras modalidades basta con saber patear el balón y tener un poco de condición por lo cual el gordito, el chaparro, el flaco y hasta el más negado para cualquier actividad física pueden jugar a ser el Milán o la Roma. En las ligas europeas y en los torneos de más alto nivel no basta con ponerle amor y empeño al juego. Es más, a veces ni siquiera basta con tener talento. Hay que tener físico, potencia y velocidad.

Drogba mide 1.90 y pesa alrededor de 90 kilos (de los cuales ni un gramo es grasa). Si eres un defensa rival ¿cómo lo marcas? ¿Te alcanza con la dichosa enjundia, con la anticipación o con una que otra patada? Sí siempre y cuando no midas 20 centímetros menos que él. Es decir 1.70, lo cual equivale a la estatura de más de la mitad de los defensas mexicanos.

Un par de ejemplos más son dos recios centrales: Rio Ferdinand-inglés y Onyewu-norteamericano. Los dos miden más de 1.90 y pesan arriba de 85 kilos. Si eres delantero y mides 1.70, osea si tu altura es igual a la de la mayoría de los hombres de México, ¿cómo les ganas un remate de cabeza? ¿Cómo no sentirte intimidado ante una posible barrida de alguien que pesa 30 kilos más que tú? Es difícil.

Claro que existen excepciones. Hugo Sánchez nunca necesitó un centímetro más para colgarse del aire y meter goles de chilena. A Roberto Carlos ningún delantero le llegó a decir “quítate chaparro”. Y el hecho de que Messi mida lo mismo que un hobit es algo que nadie en el Nou Camp ha notado.

Lo anterior nos lleva a las siguientes preguntas:

1- ¿Qué tan determinantes son las características físicas de un pueblo para que la selección de su país sea triunfadora?

2- En caso de serlo, ¿qué tantas posibilidades tenemos los mexicanos para armar una selección que destaque en un Mundial?

Quién sabe. Capaz que desde hace muchos años estamos vueltos locos por el deporte equivocado.

8 comentarios:

Francisco dijo...

Es una cuestión de mentalidad. El país está derrotado (nos hemos tragado el cuento del estado fallido) y eso se refleja en el deporte.

Anónimo dijo...

Es como si Guatemala, con todo respeto para ellos, quisiera armar un equipo poderoso de basquetbol. Esta cabron. Alla el unico guey alto es Ricardfo Arjona.

Francisco Ortiz, Ensenada dijo...

No estoy nada de acuerdo con la postura de este blog. El futbol es un deporte universal gracias a que todo mundo puede practicarlo y a que sin importar la estatrura puedes llegar a ser un jugador de clase mundial. Landon Donovan no es muy alto y sin embargo es el motor de EU. Lo mismo puede decirse de Xavi e Iniesta en Barcelona y por supuesto de Messi. Si el futbol fuera totalmente fisico, paises como Corea, Costa Rica y México no tendrian ni una chance.

Anónimo dijo...

Apoco México, Corea y Costa Rica han hecho cosas importantes a nivel mundial? Aceptemoslo, somos una bola de chaparros y asi no hay ni como ganarle a los alemanes o brasileños.

Anónimo dijo...

Claro que el físico influye, en cualquier nivel, incluso en las ligas amateur o aficionadas y el ejemplo que das es diáfano en ese sentido. No es determinante porque muchos factores adicionales influyen: sí la mentalidad, pero también la cancha, o el clima, o el árbitro. Para mí, antes que cualquiera de los anteriores, están el trabajo y el talento. Los éxitos de Estados Unidos (en Concacaf y algunos internacionales), Barcelona, Manchester, Alemania o Argentina -- aunque hace mucho que no gana algo -- son producto de la combinación de talento, trabajo, aptitudes físicas y mentalidad: entrenan duro y siempre con el mismo sistema, tienen jugadores muy buenos y juegan sin presión.

¿Qué hubiera pasado en la eliminatoria si Hugo Sánchez hubiera seguido? ¿Cuál era el verdadero nivel de la selección que él entrenó? ¿El de la Copa Oro '07, el de la Copa América del mismo año o el de las eliminatorias para las Olimpiadas? ¿Y si Lavolpe hubiese continuado?

gorubu dijo...

No se olviden de que el fútbol sigue siendo algo más ligado a lo artístico que a lo atlético. A pesar del auge que las características y la preparación física han tenido en los últimos años, desde hace mucho venimos observando que los tanques se siguen volviendo locos para marcar a los artistas chaparros. ¿Ejemplos? muchos, pero me vienen a la memoria varios que son evidentes: Briegel tratando de marcar a Platini, Thuram tratanto de marcar a Munitis, Todos tratando de marcar a Messi... La clave está -como dice el artículo anterior sobre los gringos- en aprovechar nuestras mejores armas. No me imagino a Iniesta tratando de ganarle un cabezazo a Drogba o intentando desplazarlo con una carga, pero si jugándole por abajo, con la pelota en el suelo y viendo de cuál cintura salen más recursos. O hablando a nivel colectivo, ¿qué selección se pone a jugarle a los alemanes marcando de hombre a hombre en todo el campo? Siempre hay equivalencias que compensan en este juego, y quien se sale con la suya con mayor frecuencia es quien mejor trata la pelota. Recuerden que no hay recurso lícito contra una pared bien hecha. Hay quien insiste en compensar su deficiente trato del esférico mediante fuerza, pero la técnica no puede dejarse de lado. En mi opinión, siempre será más fuerte un equipo de técnicos reforzado con un par de rudos, que un equipo de rudos reforzado con un par de técnicos.

ESTEBAN ARCE dijo...

Lo ideal es combinar fuerza física y técnica. Un jugador como Drogba no sería lo que es si solamente fuera fuerza bruta, y Messi no estaría dejando con la boca abierta a medio mundo si sólo fuera técnica.

Anónimo dijo...

Hola! Antes de comentar cualquier columna al azar, te envío una felicitación por tu blog, verdaderamente en años los espacios para polemizar tan sagrado deporte han in-volucionado al grado de leer 98% de mentadas y bajezas 1% de ligues .5 de propaganda política y .5 de fútbol. Para hacer este comentario previamente leí las demás entradas y la narrativa es muy buena independientemente del equipo al que se pueda seguir. Ojalá tus lectores y los nuevos tengan ese mínimo requisito para generar una gran comunidad, digo, como buen americanista que soy disfruto la polémica encarnizada a ciertos temas siempre y cuando la esencia de la disputa se mantenga, no cuando traumas o carencias afectivas le digan a los dedos que escribir. En fin, despues de la letanía un saludo y considerame un ferviente seguidor del espacio, traes buenos temas! saludos a la banda del azulcrema...