7 jun. 2009

¡LA SELECCIÓN APESTA!




Los mexicanos somos tan exagerados como el título de este artículo. Escandalosos en la victoria y trágicos, casi apocalípticos, en la derrota. Si le ganamos a Argentina en una Copa América gracias a que metimos el camión en la portería tenemos un equipazo. Si vencemos a los suplentes de Brasil en la final de una Copa Confederaciones somos una super potencia. Ah, pero si perdemos en octavos de final contra la mejor selección en la historia de Bulgaria o si nos gana un equipo centroamericano que siempre hemos visto por debajo del hombro, entonces somos una desgracia.

Sucede que nuestra selección afecta tantos intereses que casi nunca permite un análisis objetivo. Y cuando se padece de una enfermedad tan seria como la nuestra no hay nada más peligroso que un diagnóstico equivocado. Porque seamos claros, nuestro futbol no goza de buena salud. Lo aquejan no sólo la mediocridad y la avaricia, sino el populismo y el engaño, la estupidez y la demagogia.

Durante años los medios de comunicación nos han querido convencer que el torneo local, al que algún locutorcillo bautizó como “La Liga de Las Américas”, es una maravilla. Que el América, el Guadalajara, el Cruz Azul y los Tigres serían equipos grandes si jugaran en España. Que los bultos que cada torneo llegan a México son Camoranesis en potencia. Que un partido San Luis – Santos de la jornada dos vale la pena. Que Giovanni es casi igual a Messi, Salcido a Roberto Carlos, y Vela a Van Persie.

Durante años han generado falsas expectativas, pues claro, es lo que más vende. De forma irresponsable han inflado un globo lleno de agujeros que al momento de recibir la más leve patada estalla sin remedio .

Y nosotros con él, ilusos aficionados que cada que juega México vamos al Oxxo más cercano a comprar un six de la cerveza patrocinadora ("la pasión manda", vaya mamada); que nos gastamos 990 pesos en la camiseta oficial Adidas, que por cierto cambian cada temporada; que nos hemos metido el dichoso globo de Telcel hasta por el culo cada que en el partido hay un gol, una repetición, un fuera de lugar, un lo que sea. Nosotros que cada cuatro años estamos como pendejos mordiéndonos las uñas porque esta vez, ahora sí en serio, México va a hacer algo en el Mundial.

¿Y todo a cambio de qué? De un torneo bazofia donde cada 6 meses el lugar número 10 puede quedar campeón del torneo. Y de una selección que desde hace mucho tiempo no es competitiva. Competitiva a secas. Porque todo lo que esperamos de ella: que juegue bien, que le gane a Argentina, que llegue al quinto partido de un Mundial, es demasiado. Vamos, con lo que tenemos no nos alcanza.

Por eso técnicos van, técnicos vienen y no pasa nada. Pregúntenle a La Volpe, a Huguito, a Ericksson. A la hora de escoger a sus jugadores ¿qué opciones tienen? Márquez, inamovible, quizá Pardo y después del juego contra El Salvador Guille Franco. ¿Pero quién más? Está cabrón. Tanto que han tenido que considerar a Vuoso como el 9 de la selección. A Vuoso, por Dios, que si fuera tan bueno estaría convocado en su selección y defendería la playera de un club de Europa. Lo trágico es que el argentino es mucho mejor que Kiquín, que Omarcito Bravo y que Landín, por mencionar algunos. Nery Castillo, Giovanni y Vela, por otro lado, no han resultado ser los cracks que se pensaba.

¿Qué hacemos entonces? Rezar para que México llegue al Mundial, dirán los Guadalupanos. O empezar a ver al futbol mexicano en su justa dimensión, como un futbol mediano y punto, sin comernos toda la basura que lo rodea como la ignorancia e imbecilidad de los comentaristas de Televisa / TvAzteca. O la bipolaridad de José Ramón y su mesa de “Futbol Picante” donde un año aman a Aguirre y al siguiente, cuando pierde contra El Salvador, lo crucifican. Así fue este Sábado por la noche, después de que México cayó con los centroamericanos 2 a 1. Pobre Vasco. Entre Josera y Faitelson le dieron más patadas que las que los seleccionados recibieron en el Cuscatlán, y mira que fueron bastantes.

A pesar de todo confío en Aguirre y creo firmemente que la selección va a calificar a Sudáfrica. Estoy seguro que dentro de 10 meses, cuando estemos a 2 del Mundial, no hablaremos de otra cosa que no sean los convocados o los equipos contra los que nos tocó jugar. Y que otra vez, como siempre, tendremos la ilusión de llegar a cuartos de final.

Así será, no cabe duda. Pero antes de empezar a soñar conviene no olvidar lo siguiente: cuando a cuatro cocineros diferentes les has dado la misma cantidad de huevos, levadura, harina y leche para que preparen un postre, entonces todos ellos, sin importar de dónde vienen o qué instrumentos utilicen para revolver los ingredientes, terminarán horneando el mismo pastel. A saber, la Selección Nacional.

14 comentarios:

Anónimo dijo...

No solo la selección.

El futbol mexicano ¡apesta!

Atte.: un exageradito.

Mayela dijo...

demonios que razon tienes. Seguiremos apoyando a la seleccion? Con estos juegos no sale ni lo del six de chelas !

Marco Dávila dijo...

Se vale apoyarla. Lo que no se vale es pensar que somos España, Italia o Alemania.

Anónimo dijo...

NO PUEDO ESTAR MAS DE ACUERDO CON ESTE ARTICULO. ES HORA DE DEJAR DE SEñALAR A LOS ENTRENADORES COMO CULPABLES DE LOS FRACASOS DEL TRI. EL PROBLEMA VIENE DE FONDO, DE UNA MALA PLANEACION, ENTRE OTRAS COSAS.

Anónimo dijo...

El futbol no es sino un reflejo de lo que somos como sociedad...

Marco Dávila dijo...

Buen punto.

gabriel dijo...

bueno, marquito...

el futbol, un maquinaria de esperanzas que se infla y desinfla cuatrianualmente.

pero debe llegar un momento en la vida de todo hombre en que le guste màs jugar futbo que verlo.Y en el gol que uno anota entre dos suèteres no hay avaricia ni telefonica movistar.

Pachy dijo...

De acuerdo. Triste pero cierto. Yo compré el six pack, me chuté el Globo de Telcel. Pedí que metieran a Blanco, grité eufórica en el penal y por supuesto, por enésima vez menté madres al final. Me siento herida hasta en los genes y eso que soy mexicana por naturalización. ¿Habrá una cura para las grandes expectativas?

Anónimo dijo...

Buen artículo queridofutbolista. Mientras sigamos creyendo que nuestro torneo tan mediocre es una maravilla la selección no va a ir a ninguna parte. Suerte que hoy en día podemos ver la Premier League

Daniel dijo...

Yo tuve la mala suerte de ir al estadio porque estoy radicando temporalmente en Guatemala... es triste tener que aceptar que cualquier equipo medianamente bien parado le pega un baile a la bola de huevones que tenemos como representantes nacionales. Ayer era muy claro ver como El Salvador se paraba 4-5-1 sin la pelota y tan pronto la tenían pasaban a 3-4-3; así fue todo el partido, un orden que nunca se vió en México. No digo que no hayan corrido o no se hayan esforzado (algunos) pero tácticamente El Salvador fue infinitamente mejor a nosotros y nos pasaron por encima, aún cuando México tenía la pelota era porque así lo quería El Salvador, no por un buen trabajo en media cancha. Coincido que lo mejor será no ir al mundial y que replantee todo lo que pasa en el fútbol mexicano, desde los directivos, los técnicos, jugadores y las televisoras que nos venden humo. Regresar ya a torneos largos, no imponer solo un tope salarial sino también de edad, etc. Para problemas rádicales respuestas rádicales. Nadie al Azteca es una buena medida pero no solo es eso, tampoco deberíamos ver el juego, mientras sigamos viendo los partidos por televisión seguirán faltándonos al respeto con sus comerciales a media jugada y toda la bola de estupideces que hablan. ¡Basta ya! Apoyemos ya a deportistas que valen la pena, atletas y para-atletas que si se la rajan por México en las Olimpiadas.

Anónimo dijo...

¿Y si en vez de ver el torneo local empezamos a ver la Liga del Pacífico?

Anónimo dijo...

PINCHES TELEVISORAS CULERAS!!! ELLAS SON LAS CULPABLES DE TODO. UNA COSA ES QUE TRANSMITAN LOS PARTIDOS DE ALGUNOS EQUIPOS Y OTRA ES QUE QUIERAN CONTROLAR TOOOODO EL BISNE DEL FUT, Y ENCIMA LO HACEN MAL, QUE NO MAMEN!!!

El Che dijo...

Buen artículo Marco.

Felicito a Daniel que habló del planteo táctico, cosa no muy usual de leer.

Anónimo dijo...

Estoy desilusionao...

Creo que veo, tras telon, y esta bien gacho!

Pero con que mas te distraes de la P... situacion

que vivimos...