12 may. 2009

¡Yupi, empieza la liguilla!

MD

¿Piensa usted ver la liguilla? Le doy el siguiente dato.

Ganó sólo 5 partidos en 17 juegos. Metió tan solo 21 goles. Quedó en lugar 12 de 18 equipos y sí, aunque usted no lo crea puede resultar campeón del torneo mexicano. Son los Jaguares de Chiapas, el equipo de infame uniforme naranja con anuncios por todas partes.

No frunza el ceño querido lector que no tenemos nada contra los chiapanecos, no, para nada. Cuando estuve en el Cañón del Sumidero y San Cristóbal me trataron de maravilla. Por mi que ganen todos sus partidos, que sean campeones y celebren con orquesta de marimbas. El punto es que no podemos seguir con la farsa en que se ha convertido nuestro torneo. ¿Qué es eso de que un equipo que en otro país estaría cerca del descenso aquí pueda salir campeón? ¿De qué se trata? ¿A quién quieren verle la cara de pendejo?

Que conste que no hablo de Bofo Bautista y compañía. Hablo de los dueños de los equipos y nuestros gloriosos comentaristas. Dios mío, ¿qué horda de bárbaros fuimos en otra vida para merecerlos? Mira que escuchar al “Perro Bermúdez” en una transmisión que se hace desde un estadio semivacío ya es martirio suficiente. Pero nada, que si le cambias de canal hay que soplarse a Cristian Martinoli, odioso como pocos; zaping Campos, zaping Peláez, zaping Gómez Junco que aunque menos peorcito que los demás sigue siendo malo, zaping Alarcón, zaping Sarmiento. ¿Ahí la dejamos? No señor que falta Vergara, tipazo elegante, padrotín con camisa rayada. Y Martínez, y el cantante del Morelia, y el junior este de Bauer siempre bien peinado, engominado como zapatito de charol. Todos ensalzando la liguilla como si en serio valiera la pena dejar de hacer lo que fuera para ver un Tecos-Pumas o un Jaguares - ¿quién? Da igual. Qué asco. Guácala.

En serio ¿hasta cuándo tendremos que aguantar la chafez de nuestro futbol? Hasta cuándo, la mierda de los que lo dirigen y la imbecilidad de quienes lo transmiten. No mamen. Canal 11, como que le vas entrando al quite ¿no?

Mientras tanto allá en la Lacandona, mi querido Sub, ojalá estés pensando en armar otra revuelta. A estas alturas ya saber a quiénes hay que tumbar.

2 comentarios:

gorubu dijo...

Exacto, mi querido MD. Definitivamente, quienes deciden el sistema de "competencia" son los dueños del balón, pero cuentan con la inestimable complicidad de la afición, que lo aguanta todo. Esa afición tiene la culpa por llenar los estadios y seguir los partidos por la tele; el día que no se paren ni las moscas ni en fase regular ni en liguilla, verás que lo replantean. Casi todo aficionado piensa que un torneo sin liguilla sería muy aburrido; prefiere soplarse 17 jornadas de bostezo y "disfrutar" de una liguilla que a veces se pone bien, y no se da cuenta de que si no existiera el mentado mini torneo gozaríamos de un buen nivel durante todo el torneo, y el campeón sería coronado con toda justicia. Pero eso es sueño; volviendo a la realidad, lo que es urgente es que en el torneo participen 20 equipos, que se juegue torneo largo, que califiquen los ocho primeros de la tabla general a la liguilla y desciendan los dos últimos, PUNTO. A chingar a su madre los grupos "de la muerte" integrados por clubes "grandes" (los que viven del recuerdo), el repechaje (válgame Dios) y la tabla de cocientes. Para hacer experimentos chaquetos con el sistema de competencia, la FMF ahi tiene a la segunda y tercera divisiones. Pero ya sabemos que la mediocridad es contagiosa y lo permea todo: hasta en las ligas amateur llaneras ¡se juega por grupos y hay una pinche liguilla!

Anónimo dijo...

QUE TAMBIÉN CHINGUE A SU MADRE EL TORNEO INTERLIGA CARNAL!!! ESA SI QUE ES UNA MAMADOTA