19 jul. 2013

Una "fichita" llamada Teófilo Gutiérrez


Por: Josué Alejo.

Todos se sorprenden por la indisciplina que ha mostrado este jugador hacia el equipo azul. El deseo de portar la franja roja lo ha llevado a tomar una actitud grosera y nada profesional. Lo que pocos saben es que Teófilo es un jugador que ya ha tenido problemas por su mal comportamiento y falta de compromiso en clubes anteriores.

Sus inicios.
Teófilo inició su carrera futbolística en las divisiones inferiores del Atlético Junior y por sus buenas actuaciones fue promovido al primer equipo. Fue en el 2009 cuando logró marcar 42 goles en 79 partidos, consolidarse así como el ídolo del Junior de Barranquilla. Ese año consiguió un subcampeonato y fue el segundo mejor jugador, sólo detrás de Jackson Martínez.

En el 2010 fue transferido al Trabzonspor de Turquía por 4 millones y medio de dólares y con este equipo consiguió la Supercopa turca. Todo apuntaba a que este jugador lograría triunfar en el futbol europeo, hasta que empezaron sus extraños problemas.

Sus indisciplinas.
Transcurrían las semanas y Teófilo marcaba al menos un gol en cada partido que disputaba. Y un día, repentinamente y sin previo aviso a su equipo, regresó a su ciudad natal poniendo como pretexto problemas de salud. Estrés y ansiedad es lo que alegaba tener, sin embargo los médicos que lo atendieron no encontraron mal alguno en su persona. Trabzonspor llevó el caso a la FIFA y logró hacerse de los derechos del jugador al 100% e imponerle una multa económica de 75,000.

Después de su incidente con el club turco, el Racing Club de Avellaneda lo fichó por 3 millones de dólares, pero su situación con este club fue similar a la anterior. Goleador y figura en el primer semestre, después vinieron los problemas. Tuvo dos incidentes con este equipo. El primero, una expulsión por provocar a los hinchas de Boca Juniors (se nota su amor por el River Plate); Este incidente le valió una multa de 400,000 dólares. El segundo, otra expulsión por insultar al árbitro; Después de ese incidente su compañero Sebastián Saja le reclamo su actitud hacia el silbante y Teófilo respondió apuntándole con una pistola de pintball.

Segunda oportunidad.
Luego de su incidente, fue cedido a préstamo al Lanús y después al club que lo vio nacer,  el Atlético Junior. En este último club logró levantar su nivel y eso lo ayudo a consolidarse como delantero titular de la selección colombiana, junto a Falcao.

Declive.
Después de toda esta aventura sigue lo que conocemos ahora: Un jugador con poca ética profesional que viene a un equipo grande, con historia digna de un Chivas, de un América, de un Boca y de un River. Su poco conocimiento sobre las diferencias entre el futbol mexicano y el argentino le costó ser enviado al equipo sub 20 y quedar fuera del equipo mayor que jugará la Liga Bancomer MX.

Fin de la historia.
¿A que nos lleva todo esto? Teófilo no fue titular el torneo anterior. Así que Cruz Azul no pierde nada en este problema, pues cualquier jugador destacado de la sub 20 fácilmente podría sustituirlo. El que pierde, y mucho, es el colombiano. Quedó definitivamente fuera de los planes de Guillermo Vázquez, podría quedarse sin jugar este semestre y en el peor de los casos podría quedar fuera de la selección colombiana. 
Lo bueno para Teófilo: Su posible traspaso al River Plate. 
Lo malo para Teófilo: Este traspaso sucederá sólo si Cruz Azul acepta las ofertas del River.

A Teófilo le quedo grande el Cruz Azul. Si juega en El Monumental o en La Noria no importa. Teófilo no vuelve a entrar al Estadio Azul... ni como espectador.

2 comentarios:

Axel dijo...

Me agrada tu post!

A.Loga dijo...

Esperaba mas de este jugador, se veían buenas cosas para este torneo con casi el mismo equipo que se presento la temporada pasada. Esperemos que su baja no afecte y encuentren un buen sustituto, ya que si recordamos en la final, cuando los sacaron a el y a barrera de la cancha el equipo se vino abajo. Lastima que sea un irresponsable, le opaca lo buen jugador que es.