29 jun. 2012

Liberen al Kraken



De Mario Balotelli se puede esperar cualquier cosa.
Que le haya anotado un par de goles a los alemanes cuando muy pocos creían en él, es tan solo una de ellas.

Entre las otras destacan los escándalos que ha protagonizado fuera de la cancha. Como el día que salió a pasear en su Masseratti por las calles de Manchester llevando de copiloto una bolsa con 50,000 Libras Esterlinas. Un policía lo detuvo por exceso de velocidad y cuando le preguntó por qué diablos llevaba tal cantidad de efectivo, “Il Kraken” se limitó a responder: “Porque soy millonario”. Bravo.

Otros de sus escándalos más comentados han sido una pelea a puño limpio que sostuvo con 4 bouncers de un bar estriper cuando rompió la regla sagrada de “prohibido tocar”, el incendio que provocó en su casa de Manchester tras encender fuegos artificiales dentro de la sala, y el haber entrado en su auto a una prisión de mujeres sólo para “echar un vistazo”.

Así pues, de éste jugador nacido en Palermo y que a los tres años fue dado en adopción por sus padres de origen ghanés a una familia italiana con tal que pudieran atenderlo de una enfermedad crónica, podemos esperarlo casi todo: que anote 4 goles en la final del domingo contra España, por ejemplo, o salga expulsado en los primeros minutos del mismo partido tras cometer una falta infantil a dos metros del árbitro. 

Y digo casi porque hay dos cosas que estoy seguro nunca lo veremos hacer: 1- festejar un gol como argentino que acaba de salvar a su equipo del descenso, 2- anunciar cremas faciales, esmaltes de uñas y calzones. No hace falta decir como quién.


No hay comentarios: