19 ago. 2010

¿POR QUÉ SIEMPRE PERDEMOS?


Hugo Sánchez tiene dos explicaciones: 
1- los mexicanos somos como los cangrejos dentro de una cubeta.
2- él no pudo dirigir al Tri en el Mundial.

Los demás seguimos confundidos, y al no tener una respuesta clara se lo hemos atribuido a cosas tan disímiles como la historia de México, la alimentación, nuestra fascinación por las telenovelas o la vecindad con el villano favorito del mundo: Estados Unidos.

El caso es que cada que estamos a punto de ganar un partido importante, cada que estamos cerca de dar ese pasito que marque un antes y un después en nuestro futbol, acabamos perdiendo.

Que si porque en 1986 los organizadores del Mundial no tuvieron fe en que el Tri calificara como primero de su grupo (por lo cual el partido de cuartos contra Alemania se jugó en el Universitario de Monterrey); que si porque en ese partido el árbitro colombiano Jesús Díaz Palacios no validó un gol del “Abuelo” Cruz. Que si porque en 1990 Imevisión sacó a la luz el caso de los “cachirules”. Que si porque en el 94 Mejía Barón no se atrevió a hacer los cambios. Que si porque en el 98 y en el 2002 faltó estrategia para ganar en los partidos de octavos. Que si porque los árbitros favorecieron a Boca en la final contra Pumas. Que si porque en Porto Alegre los jugadores Chivas perdieron concentración cuando cortaron nuestro Himno Nacional…

Que si por esto, que si por aquello, siempre hay algo que nos hace pensar que estuvimos a punto de, que casi casi lo logramos, que nos sentamos en la sala de espera del Cielo pero que por causas de fuerza mayor, ajenas todas al talento de nuestros jugadores y a todo aquello que pudo haber sido, nos quedamos, una vez más, en la raya. Quién sabe por qué.

Los sociólogos e intelectuales dicen una cosa mientras que los dueños de equipos y futbolistas en activo dicen otra. Ninguna tiene nada que ver con la versión que hace un par de semanas nos dio un guía septuagenario en Palacio Nacional. Según él la razón por la cual nuestros equipos son incapaces de levantar una sola copa proviene del antiguo Juego de Pelota que practicaron casi todas las culturas precolombinas del país. Ese juego se caracterizaba por la dificultad de lograr una anotación, pero se volvió célebre porque el vencedor se convertía en víctima de sacrificio para los dioses; a veces lo decapitaban y otras tantas le extraían el corazón. “… y eso lo traen nuestros futbolistas en la sangre, aunque no sepan nada sobre nuestra historia. En alguna parte de su mente quedó registrado que si ganan se van a morir.”

Inmediatamente me vinieron a la mente las imágenes de Luis Hernández y su inexplicable falla frente a la portería alemana, que hubiera signifcado el 2-0, en el partido de cuartos en Francia; la fragilidad de Ramón Ramírez para cargar a Batistuta en el segundo gol de la final de Ecuador 93; el penalty que voló García Aspe contra Bulgaria, y los que fallaron Quirarte y Amador en el 86; los cambios inexplicables de Aguirre en el 2002 y el 2010; el error de Osorio frente a Argentina…

El guía (que para quienes estén interesados se llama Don Roberto) terminó su explicación y la fanática más sabia y hermosa de México me dijo “vámonos”. La adoro. Mientras tanto, en una esquina del mural de las culturas del Golfo, un sacerdote encabronado espera a su siguiente víctima.

11 comentarios:

Ex fan dijo...

Qué gran post! cada una de las palabras que aquí escribiste son grandes y en conjunto hacen que ésta sea de las mejores publicaciones que has tenido. Para mi las mejores explicaciones de porqué no ganamos son la de Hugo y la del Guía de Palacio Nacional.
PS: TeAdoro

Adrián dijo...

En las noticias de la mañana pasaron el reportaje de una ñora a quien se le apareció la virgen morena en la barda de su casa. Improvisaron una sala a la intemperie pa que la veneren.
"Aquí nos sentamos a mirarla todo el día" -dice

Desde ahi estamos mal: Gente que ve "Primero Noticias"

Anónimo dijo...

Después de lo que ganan los jugadores, lo de menos sería sacrificarlos si no dan resultados. Sugiero empezar con el Bofo.

j.c.bracho dijo...

Yo estoy deacuerdo con Hugo... Me parece que es algo mental. Parecería que hay una sensación de pánico ante la grandeza. Aunque no creo que sea exclusivo de los Mexicanos.

Anónimo dijo...

TE LO VOY A ESCRIBIR ASI

CON MAYUSCULAS

NO PERDIO MÉXICO, PERDIERON LAS CHIVAS¡¡¡

CHIVAS NO ES IGUAL A MÉXICO

Rogelio Treviño dijo...

No mames anónimo. Ahora resulta que el único equipo que sólo juega con mexicanos no es México. Que yo recuerde la selección que se supone nos representa a todos jugó el pasado mundial con un tal Guille Franco. ¿Quieen es más mexicano?

Anónimo dijo...

Claro que no es México, representa un conjunto de intereses comerciales que posee un equipo de futbol, como los Tigres o el Irapuato, solo son representaciones locales de una empresa+afición.

Y el guille es igual de mexicano que tu o que yo, aunque te arda. Tiene los mismos derechos y obligaciones, paga ISR y tramita su pasaporte en una oficina de la SRE.

Asi de fácil.

gorubu dijo...

Hola amigos, hoy la verdad es que no sé por dónde empezar... esto del victimismo mexicano es un auténtico manjar para la psicología. Resulta curioso y hasta paradójico, porque hasta donde entiendo, se supone que los mexicanos estamos muy orgullosos de serlo (o lo estábamos hasta hace poco). Adicionalmente, dentro de ese nacionalismo, nos sentimos mejores (aunque quiénsabe si de veras nos sabremos mejores) a cualquiera. En todo: en la comida, los albures, la música, en nuestra capacidad para adaptarnos y sobreponernos a las dificultades, a la adversidad, a los políticos, en la solidaridad que mostramos hacia quienes han caído en desgracia, y un largo etcétera. Ya en el plano estrictamente futbolístico, y si me lo permiten, creo que nos falta temperamento, y cuando llegamos a tenerlo (siempre en escasas excepciones individuales) lo encauzamos mal. Por otro lado, a las selecciones (y a los mismos clubes) les falta representatividad: cualquiera sabe que casi nunca llegan los mejores jugadores. Los que realmente tienen méritos por lo general se quedan en el camino y se van perdiendo, y un domingo podemos verlos jugando en la liga española o la interclubes, sin más pago que ver satisfecho su gusto por jugar. Tal vez, para tener selecciones fuertes y competitivas, lo primero que haga falta sea rigor al momento de elegir. Pero eso se ve lejano en el contexto mexicano actual.

El George dijo...

Exacto , perdieron las chivas , No perdió MEXICO ni los Mexicanos !! y perdieron por que es un equipo perdedor .. que vive de las glorias del pasado ... en los últimos 40 años ha ganado las chivas solo 3 , es un equipo perdedor inflado, America , Cruz Azul ,Pumas, Toluca, Pachuca, Santos , son mas gandores que ellos ... simplemente es un equipo inflado por las televisoras ...

El George dijo...

aunque esté el sotaco ese del felipe calderón como presidente y haga cosas para que ya no estemos orgullosos de ser MEXICANOS , yo lo estoy y siempre lo estaré , el futbol es una parte importante en mi vida .. pero ... hay muchas cosas más ... además el futbol no es un deporte es un espectaculo

Luisz dijo...

Me acabo de acordar quien falló el penal de la derrota contra Argentina en la Copa Confederaciones de 2005.

Ajá.