15 may. 2010

SON MAMADAS, JUSTINO

Por: Edgar Yepez

El día que la selección española regresó a jugar al estadio Ernst Happel, en El País escribieron: "Regresamos al estadio donde cambiamos La Furia por el balón".

Justino Compeán anda diciendo que la Selección es capaz de llegar hasta semifinales del Mundial...  aparte de esas palabras huecas, idiotas y mercenarias, también dice: "La planeación que hemos presentado fue hecha con extremo cuidado, pensando en llegar lejos, en darlo todo en el continente africano. Tenemos los jugadores, el talento, la mentalidad, la fuerza y los deseos que se necesitan para volar lo más alto posible. Trascender, hacer historia, jugar con compromiso, trabajo, seriedad, disciplina, cumplir objetivos, avanzar, disputar, disfrutar, competir, vivir la Copa del Mundo (...)".

El discurso, aún más largo, mezquino e intrascendente, no dice en ningún lado que tengamos el fútbol necesario para llegar tan lejos. Y si no lo dice es porque sabe que no lo tenemos.

Yo no me hago pendejo con ello.

Quizá lleguemos al quinto partido. Quizá hasta ganemos el Mundial; pero no será jugando un gran fútbol, y sin eso nada tiene sentido... ni siquiera perder.

Como dijo Luis García: “nuestro camino al Mundial de Sudáfrica empezó con el gol de Maxi Rodríguez”. Si no aprendimos nada ahí, ya no tenemos nada que hacer.

3 comentarios:

Seth sin luz dijo...

Parece ser que todas las selecciones mexicanas que asisten a las competiciones internacionales (llámese mundiales, copas América, copas de Oro, etc, etc.) se basan en la inspiración (de una buena jugada, de un buen partido) más que en el trabajo. Método alimentado en buena parte por los federativos, que desde hace una década se enfocan más en marketing que en lo deportivo. Han hecho de la palabra "selección mexicana" un conglomerado de virtudes mercantiles, proceso inverso de los grandes equipos, quienes primero se formaron un nombre a base de logros para después explotar ese potencial (véase Brasil). Resulta chistoso que aun sean tan obtusos para creer en un camino inverso.

César Fernando dijo...

Ni tan obtusos, su plan mercadológico ha funcionado de las mil maravillas, un equipo cuyo único logro importante ha sido una confederaciones que ganó de local se explota comercialmente como si fuera un pez gordode los mundiales

EloM dijo...

Justo cuando Sams lanza su promoción de que si México gana el 5º partido, te reembolsan el dinero de una tv que hayas comprado previamente, llega Justino a decir que México no solo llegará al aclamado 5º partido, si no que lo ganará.
Esos mercadologos sí que la saben hacer.