12 abr. 2010

MADRID, ODIOSO MADRID


Si los equipos más antipáticos del mundo hicieran una Federación, el director general sería el Real Madrid. Vitalicio. Por encima incluso de la selección argentina. Y eso que en las filas madridistas han militado verdaderos caballeros como Butragueño y Valdano. Pero ni siquiera ellos han sido capaces de quitarle el estigma de equipo odioso y soberbio al cual apoyan fundamentalmente dos tipos de personas: Los que salen en la revista Hola y los que leen la revista Hola. La sal madrileña, mientras tanto, se la reparten Atleti y Rayo Vallecano; al menos eso es lo que dice Joaquín Sabina.

La cosa está en que los merengues nunca han sido Miss Simpatía. Tampoco es que les interese demasiado. Su único propósito es llenar las vitrinas del Club con los trofeos más importantes que existen: La Champions, la Liga, la Copa del Rey y el Mundial de Clubes (los demás, entiendase el “Teresa Herrera” o el “Estadio Santiago Bernabéu” se los dejan al Rácing de Santander o a los Pumas).

Serían capaces de venderle su alma al diablo para lograr lo anterior, sólo que en esta temporada le apostaron a lo único que no garantiza ninguno de esos trofeos: el dinero. Ronaldo, por ejemplo, no ha justificado que su fichaje tuviera la misma cantidad de ceros que la deuda externa de varios países africanos. Tampoco lo ha hecho Kaká, que se suponía para esta fecha ya habría conquistado la capital española. Los dos niños bonitos han hecho un mejor papel en los muchos anuncios donde aparecen que sobre cualquier cancha de La Liga. Y que quede claro que ninguno de los dos sabe actuar. Ni sonreír, para el caso. Menos ahora que el campeonato de España se les está llendo de las manos. A ellos y a los otros veintitantos galácticos, al pobre Ingeniero Pellegrini y al gordo ese obsceno, hecho con el mismo molde de Slim, cuyo nombre es Florentino Pérez.

Uno pensaría que su tragedia le servirá de lección a los demás equipos que componen la Federación de la que antes hemos hablado. Pero no. Afortunadamente no. Ahí tenemos al América que año tras año e inversión tras inversión se queda al margen ya no del título, sino de la liguilla. A River Plate y al Boca (¿en serio hay quien crea que los Xeneizes son un equipo del pueblo?) que hoy día se mojan los shorts cuando escuchan nombres como Godoy Cruz de Mendoza. O al Chelsea de Abramovich, que ni con todo el petróleo de Siberia ha sido capaz de coronarse en Europa.

¿Y si hubiera una Federación antítesis de la anterior qué club la encabezaría? No el Barcelona, que además de humillar al Real Madrid juega como un equipo de Playstation y lo hace a partir de su cantera. Tampoco el Arsenal, Sevilla o las Chivas. No. Yo propondría al cuadro más divertido que he visto. Sus jugadores salían a la cancha con máscaras en Día de Muertos. Se madreaban a palazos con negros de dos metros en una cancha llanera de la Magdalena Mixuca. Lloraban en el vestidor con los sermones de un entrenador que por entonces no era la gran cosa. Ganaban o perdían, pero nunca empataban. Y toda su nómina costaba mucho menos que el jugador más barato de los merengues.

No hace falta decir el nombre de ese club. Mientras regresa, si algún día regresa, igual y me quedo con el Atlas. 

8 comentarios:

FI dijo...

El Madrid de ahora, bueno, del último lustro, me da pena verlo así de aburguesado.

En mi blog estamos regalando mediante quiniela la biografía oficial de Pelé. Espero tu participación.

zonico dijo...

El Atlas?????
tssssss equipo más antipático solo el america

La Bipolar dijo...

Qué pendejos se vieron: el Chelsea es de Abramovich, Ibrahimovic es el jugador del Barcelona. No puedo creer que no sepan eso!

Anónimo dijo...

Si, ojalá alguna vez el futbol nos traiga de regreso al Toros Neza, o su equivalente :´)

xmonkeynutsx dijo...

Toros Neza ?? yo pense que se referian a los Valedores de Iztacalco.

cheers ¡¡

Ex Fan dijo...

Y quién no recuerda a Mohamed o a Negrete jugando con los Toros.

Alberto Vega dijo...

La golpiza entre Toros Neza y la "selección" de Jamaica, fué en los campos de una empresa en Toluca (creo que de Chrysler), no en la Magdalena.

Jonathan dijo...

Jejeje, a pesar de los sendos errores, por mucho este es el mejor post que e leido!