3 ago. 2009

¿CUÁL ES LA ESENCIA DEL FUTBOL MEXICANO??

POR: SEBASTIÁN CORTI

A algunas selecciones se las puede rápidamente tagear con simples definiciones: Italia (catenaccio), Alemania (disciplina incansable), USA (orden táctico), Holanda (suprema pero inconsistente habilidad).

La pregunta que me hago surgió en semanas pasadas, cuando llegó una premisa al lugar donde trabajo: hacer una comercial de un patrocinador de la selección, que apoye a la selección mexicana. Comercial que se podrá ver en un par de meses en TV. Durante ese trabajo surgió una pregunta que nadie supo responder: ¿cuál es la esencia del futbol mexicano?

Para entrar un poco en tema, conviene darse una leída por un reportaje que publicó el El País (periódico español que, sin dudas, es el más completo y rico verbalmente de todos los que se escriben en nuestro idioma). La nota tenía como objetivo calentar la previa a la última Copa de Confederaciones y fue realizada al rígido allenatore de la nazionale italiana, Marcelo Lippi.

www.elpais.com/articulo/deportes/Somos/campeones/mundo/nos/interesa/futbol/toque/elpepudep/20090614elpepudep_3/Tes


A los que les dé hueva leerlo (me honran leyéndome a mí), les hago un extracto de las frases más contundentes:

“Xavi e Iniesta en Italia no funcionarían. Hay otra mentalidad.”
“El toque no es nuestro objetivo”.
“Nuestro ADN es la eficacia, la atención táctica y el carácter.”
“Yo quiero que la selección italiana mantenga sus tradiciones y sus características, las que la han llevado a ganar el último Mundial.
Somos campeones del mundo. ¿Para qué cambiar?”


Días después de este reportaje, Italia, jugando como juega Italia, languidecía cayendo ante Egipto y siendo apabullada por Brasil.

En resumen, en Italia saben a lo que juega Italia. Ese es su estilo. El catenaccio. 8 jugadores dedicados a la marca, un solo fantasista (volante creativo) y generalmente un solo prima punta neto, pescando arriba. Pero, en México, ¿sabemos a lo que juega México?

Yo no soy mexicano, por eso es que me cuesta más bucear en esta pregunta. Hasta ahora, la respuesta más repetida que coseché fue: “México se agranda con los fuertes y se achica con los débiles”. No me convence mucho todavía.

Las tres palabras que se me vienen a la cabeza cuando me preguntan la forma de ser de los mexicanos, son: ingeniosos, alegres y colmilludos. Hablo de los mexicanos, no del futbol. Ahora esos tres adjetivos encajan perfectamente en dos jugadores emblema: Jorge Campos y Cuauhtémoc Blanco. ¿Será ésta una clave para responder la pregunta que encabeza el post? No lo sé. Por eso, amigos, se los pregunto a ustedes. Escucho sus opiniones.



7 comentarios:

Anónimo dijo...

Completamente de acuerdo. La picardia es un caracteristica que nos hace únicos. Pocos técnicos han sabido explotarla al máximo, como por ejemplo Ricardo Lavolpe. Aguirre también y si no recordemos el partidazo contra Italia en el 2002;

donfucho dijo...

creo que es cuestion de enfoques, futbolisticamente hablando es un futbol que depende mucho de los extremos y que tan buenos pases puedan hacer, pero un estilo como tal, la seleccion es el reflejo de los mexicanos, para bien o para mal, y partiendo de aho tienes tu definicion

gorubu dijo...

Pues mira Sebastián, lo que pasa es que la selección mexicana no siempre ha tenido un sello característico que la distinga, sino solamente durante algunos periodos. Pero mi opinión es que durante esos periodos más o menos brillantes que ha tenido, gracias a las características de los jugadores que se suelen seleccionar en México, ha mostrado las mismas características: buen trato de balón en todas sus líneas (siempre saliendo con la pelota controlada desde el fondo) un medio campo mixto, con buena administración y criterio en el toque de pelota pero a la vez combativo, y todo esto con una siempre preocupante falta de contundencia por parte de los delanteros, a veces más y a veces menos acusada, pero perenne.

Anónimo dijo...

La esencia del futbol mexicano apesta.
Esencia: Extracto líquido concentrado de una sustancia generalmente aromática.

Fernando Carrera dijo...

Entendiendo "esencia" como un rasgo (o una serie de rasgos) que permanecen a lo largo del tiempo, para mi existe una esencia, lo que no existe es una palabra en el castellano que incluya una comprensión suficiente de esta esencia.

Curiosamente creo que los rasgos más importantes de nuestra esencia futbolística son también los rasgos más importantes de nuestra esencia sociocultural. La parte triste es que muchos de estos rasgos no son necesariamente positivos.

1.- SOMOS RESENTIDOS para bien y para mal. Y claro que no somos los únicos resentidos, pero sí somos de los más resentidos. Nos encanta faltar al respeto. Desde el niño que pinta dedo cuando lo toma la cámara del estadio hasta Cuauhtemoc haciendo la antiestética pero irreverente cuauhtemiña en pleno mundial. O que cuando Marquez le hace el gol a Argentina en los octavos de Alemania 2006, claramente se le leen los labios: "¡A hue-vo-pu-tos!"
Esto para mi es la causa de que nos agrandemos con rivales grandes.

2.- SOMOS INMADUROS. Tal vez también somos colmilludos, pero no siempre se nota por que somos tremendamente inmaduros. Tarjetas innecesarias, contrataciones estúpidas y millonarias, partidos regalados en el último minuto, cabezas que ruedan anticipadamente... y el ejemplo más fastidioso de todos: jugamos contra equipos chicos con una arrogancia y un delirio de superioridad que no se le ha visto ni a los equipos más grandes.No tenemos la madurez necesaria para no subestimar a nadie. Para mi esta es la causa de que nos achiquemos con equipos chicos.

3.- SOMOS ENVIDIOSOS. Ni pedo y me molesta mucho tener que admitirlo pero somos envidiosos.
Calcamos el formato de las barras sudamericanas con todo y cánticos. Los directivos boicotean el traspaso de jugadores a Europa. Los clubes desperdician fortunas en contrataciones estúpidas.
Somos los soberanos del malinchismo.
Tenemos un sistema de fuerzas básicas putrefacto y amafiado, dentro del cual lo menos importante es la calidad de los futbolistas que se producen. Para mi esto es la causa del tercer gran problema: somos inconsistentes.

4.- NO NOS LA CREEMOS. Pasan técnicos, jugadores y alineaciones y seguimos cojeando del mismo pie: falta quien empuje la p u t a pelota. Nos quedamos a punto. Como a punto nos hemos quedado tantas veces y en tantas cosas a lo largo de la historia. Es obvio que estamos hablando de un rasgo muy profundo y antiguo de nuestra personalidad.

Después de ojear el diccionario en busca de palabras que nos definan, creo que "ladino" es la que más me convence.

George dijo...

Oh really good article I really impress on that

Thanks a lot.... my blog

Anónimo dijo...

QUE BUENA PREGUNTA. PARA MI LA ESCENCIA DEL FUTBOL MEXICANO REFLEJA LA ESCENCIA MISMA DE NUESTRA SOCIEDAD: MEXICANO = GENTE QUE PUDIENDO DAR MUCHO MAS SE QUEDAN SIEMPRE EN LA ORILLA. LO DIGO CON MUCHO PESAR PUES AMO A MI PAIS, Y TAMBIEN LO DIGO CON CONOCIMIENTO DE CAUSA. DEBIDO A MI TRABAJO LLEVO MAS DE 8 AÑOS VIVIENDO FUERA DE MEXICO Y LA IMAGEN QUE TENEMOS EN LOS SITIOS DONDE HE VIVIDO ES TAL CUAL LA DESCRIBO ANTERIORMENTE. POR LO DEMAS FELICIDADES POR EL BLOG.